EL MUNDO › BERTONE ES EL ACTUAL CAMARLENGO

Guardián de los bienes

El cardenal Tarcisio Pietro Bertone (foto), secretario de Estado Vaticano, es el actual camarlengo, como se denomina al administrador de los bienes y derechos temporales de la Santa Sede hasta la elección del sucesor de Benedicto XVI, quien dejó ayer de ser Papa. En el 2012 y a raíz de los escándalos de las filtraciones de documentos vaticanos reservados, la prensa italiana coincidió en afirmar que Bertone debía dejar su cargo para poner fin a las críticas sobre su “mal gobierno”.

Estrecho colaborador de Josef Ratzinger y apasionado del fútbol, Bertone retransmitió varios partidos para la televisión italiana. Ahora compatibiliza el puesto de secretario de Estado con el de camarlengo de la Iglesia Romana. Junto a Ratzinger, estudió la documentación sobre los escándalos relacionados con abusos sexuales atribuidos a sacerdotes y prelados. En el 2002 fue nombrado arzobispo de Génova y en el 2003 fue creado cardenal presbítero en el noveno y último consistorio convocado por Juan Pablo II.

El cardenal tiene un buen currículum académico. Cursó estudios en el Oratorio di Valdocco y en el noviciado salesiano de Monte Oliveto, en Pinerolo, Italia. Posteriormente, se licenció en Teología en la facultad salesiana de Turín y obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en el Pontificio Ateneo Salesiano. Ordenado sacerdote en 1960, se doctoró en Derecho Público Eclesiástico, Teología Moral y Derecho Canónico en Turín y Roma. En la Pontificia Universidad Salesiana de Roma ocupó diversos puestos docentes, fue también vicerrector y rector magnífico. Desde la década del ochenta, fue consultor para varios dicasterios de la curia. Asimismo, colaboró en la fase de revisión del Código de Derecho Canónico de 1983 y publicó la tercera parte del “secreto” de Fátima.

Tras participar en el cónclave en el que se eligió a Benedicto XVI, fue nombrado secretario de Estado, el cargo más importante del Vaticano después del Papa. En este sentido, Benedicto XVI le ratificó su confianza y Bertone permaneció en el cargo, pese a haber cumplido 75 años, el límite de edad de jubilación en los religiosos.

Sin embargo, no todo fue color de rosas para el religioso. El diario español El País señaló que “sus enemigos” aseguran que ha querido acaparar demasiado poder y que le obsesiona controlar los flujos de dinero. Por eso, según ese periódico, se involucró en una puja por el control de la banca vaticana y no quería que la comisión de supervisión del Instituto para las Obras de Religión (IOR) “se le escapara de las manos”. Las críticas al cardenal han sido una constante desde que llegó a la Secretaría de Estado y recibió la recepción que se reserva “a los intrusos”, precisó el medio español citando a un testimonio ligado externamente al Vaticano. “Es un outsider, un hombre que viene de las órdenes religiosas, que no pertenece a la elite curial, la diplomacia vaticana, que es la que tradicionalmente ha ocupado este puesto”, relató la fuente en ese momento. Mano derecha del entonces papa Benedicto XVI, fue defendido por el pontífice quien, como informó el portal web de BBC Mundo, afirmó que el cardenal había sido blanco de críticas injustas por parte de algunos sectores de la curia romana que lo acusaban de “mal gobierno”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Guardián de los bienes
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.