EL PAIS › CON EL MANDATO DE LAS ENCUESTAS, HUBO ACUERDO EN UNION-PRO PARA LAS LISTAS DE DIPUTADOS

De Narváez irá primero y después Solá

El ex gobernador bonaerense resignó su aspiración de encabezar la lista porque las encuestas lo daban por debajo de De Narváez.

 Por Martín Piqué

“Es un acto de grandeza”, lo felicitó Francisco De Narváez. “Escuché el pedido de unidad de la gente”, aseguró Felipe Solá. El intercambio de elogios mutuos era inevitable tras el desenlace que tuvo la compleja negociación por el primer y segundo lugar de la lista de diputados. Las encuestas terminaron imponiendo su crudeza incontrastable. El empresario mediático obtenía mejores números de intención de voto en todos los sondeos. El ex gobernador se resignó entonces al papel de segundón. “Tomé la decisión de acompañar a Francisco De Narváez como segundo diputado para tomar una posición activa frente a estos comicios, en que se define el futuro del país. Juntos tomamos un lugar clave para ir por la victoria”, desafió Solá. La dupla de la coalición de centroderecha entre el peronismo disidente y el macrismo hizo su primera presentación pública con toda la pompa anoche en el noticiero central de Canal 13.

La lista se presentará en la justicia electoral con el mismo sello partidario con que compitió en 2007 el copropietario del canal América. La lista se llamará Unión-PRO. El nombre que llevará la boleta representa a las fuerzas creadas por De Narváez y por Mauricio Macri. No habrá espacio para colar otra sigla o una palabra para definir a la tercera pata del acuerdo: el propio Solá. Hace unos meses, tras anunciar su incorporación al bloque que gira en torno a Macri, Solá había dicho que no le gustaba el nombre Unión-PRO. Ayer tuvo que resignarse también en ese punto. Si De Narváez y Macri modificaban en algún aspecto la conformación de su alianza con respecto a la que presentaron en 2007, el segundo lugar de la lista debería quedar en manos de una mujer. Para evitar esa reglamentación sobre cupo femenino, y permitir que Solá vaya en segundo lugar, la coalición deberá inscribirse con las mismas siglas.

La decisión de que De Narváez y Solá vayan juntos y en ese orden se difundió primero a través de un comunicado. En el texto que redactó Solá se incluyeron varios términos que considera asociados a su trayectoria como ex gobernador: “fuerza”, “experiencia” y “paz”. “Se puede salir de la crisis económica-social y muchos estamos de acuerdo en cómo lograrlo. Porque tenemos fuerza y experiencia y representamos un cambio seguro y un cambio de paz”, señaló Solá sobre sí mismo. El comunicado incluyó un párrafo crítico al matrimonio Kirchner. “Cuando el modelo empezó a ir mal, la mitad que lo apoyaba se fue”, cargó. Entre sus primeras declaraciones como segundo de la lista Unión-PRO, Solá incorporó un tema que probablemente despertará polémica. Dijo que no piensa renunciar a la banca que hoy ocupa (fue electo por el Frente para la Victoria en una boleta encabezada por Cristina Fernández y con él como primer candidato a diputado) para no entregarle la banca a quien sería su reemplazante: Carlos Lorges, dirigente kirchnerista cercano a Carlos Kunkel.

“No estoy pensando en renunciar en este momento”, afirmó Solá. Lorges ocupaba el puesto número 22 en la lista de diputados nacionales del FPV hace dos años. En noviembre pasado, luego del fracaso del debate por la Resolución 125, Solá anunció que abandonaba el bloque del FPV y que se sumaba a un espacio parlamentario opositor. En ese momento dijo que analizaba renunciar a su banca para presentarse en 2009 como candidato a diputado por una alternativa opositora al kirchnerismo. Ayer se desdijo con la elegancia que lo caracteriza. “No voy a renunciar a la banca. Creía que era necesario jurídicamente”, argumentó para explicar su cambio de opinión. La incorporación de otro diputado kirchnerista en este momento –el caso de Lorges, hombre de lealtad probada al Gobierno– no hubiera sido algo intrascendente ni para la oposición ni para algunos sectores enfrentados con la Presidenta.

Tras anunciar el acuerdo entre De Narváez y Solá, desde la coalición entre macrismo y peronismo disidente adelantaron que en los próximos días pondrán mucho empeño para evitar que la definición de la puja por la primera candidatura sea leída en términos de victoria o derrota. “Se cuidarán los mínimos detalles”, informaron. En lo que también deberán tener mucho cuidado es en el armado del resto de la lista. Para el resto de las candidaturas suenan los nombres de Claudia Rucci, hija del asesinado secretario general de la CGT; la ex diputada nacional Marina Cassese, cercana a Chiche Duhalde y al diputado Jorge Sarghini; y el dirigente ruralista Jorge Srodek, vicepresidente 2º de Carbap, entre otros. Cerca de Solá desmintieron a Página/12 que la esposa del ex gobernador, María Elena Chávez, vaya a ocupar una candidatura.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared