EL PAIS › LA CAMARA LE ORDENO A OYARBIDE QUE APURE UNA CAUSA

Tirón de orejas por la Triple A

 Por Irina Hauser

La Sala I de la Cámara Federal criticó la “inexplicable pasividad” del juez federal Norberto Oyarbide en la causa sobre los crímenes de la Triple A y alertó sobre la “virtual parálisis del sumario”. Lo hizo en un fallo en el que declaró la nulidad de la prórroga de la prisión preventiva del ex policía Miguel Angel Rovira, el único detenido que queda con vida. Desde que la investigación fue reabierta en 2006, tres de los pilares de la organización que manejaba José López Rega fueron muriendo uno tras otro sin haber recibido condena: primero el ex comisario Juan Ramón Morales, luego Felipe Romeo y finalmente el ex subcomisario Rodolfo Eduardo Almirón. El juez tendrá que fundamentar la demora y dar nuevas razones sobre la detención de Rovira, aunque no se descarta que quede en libertad. Un fallo de la Cámara Federal declaró en 2008 que los asesinatos y secuestros cometidos por la Alianza Anticomunista Argentina entre fines de 1973 y 1976 son delitos de lesa humanidad y, por lo tanto, no prescriben. La nueva resolución del tribunal –que firman Eduardo Freiler y Jorge Ballestero– pone de relieve que el fiscal del caso, Eduardo Taiano, llegó a pedir cerca de ochenta medidas probatorias y setenta testimoniales, pero sólo fueron convocadas cuatro audiencias y se concretaron dos.

El hallazgo de Almirón en España, tras una investigación de exiliados argentinos y una publicación del diario El Mundo, hizo que resucitara un expediente que tenía sus orígenes en 1975 pero no había llegado a nada. Ni siquiera el “Brujo” López Rega recibió sentencia: murió antes, preso, en 1989. Almirón, jefe operativo de la Triple A, fue extraditado por orden de Oyarbide, pero tras lograr un certificado de insania murió sin siquiera ser indagado. Morales, que fue escrachado tomando aire fresco en el balcón de su departamento en Palermo, fue detenido y falleció en agosto de 2007. La misma suerte corrió Felipe Romeo, quien dirigió El Caudillo (órgano de difusión de la AAA, donde señalaba a sus víctimas) y fue descubierto por Página/12 reciclado como restaurador de edificios antiguos, tras lo cual se fugó a Brasil. Murió el año pasado. Rovira, ex jefe de seguridad de Metrovías, se entregó y goza de arresto domiciliario, pero según dicen en tribunales está a un ápice de recuperar la libertad, a menos que Oyarbide encuentre argumentos que convenzan a los camaristas de que debe seguir preso.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared