EL PAíS

Si Carrió fuese presidente

–Si fuese presidenta, ¿cómo manejaría el tema de los piqueteros?
–En primer lugar, diría en seis meses a nadie se le toca el plan jefas y jefes aunque se muera, aplicaría el programa de ingreso ciudadano a niñez y sólo dejaría a los solteros con el plan jefes y jefas para recomponerlos en cooperativas de trabajo. En segundo lugar, diría toda manifestación tiene derecho a expresarse y sólo tienen que comunicar el día y el lugar para que el Estado avise que por determinados lugares no se puede circular; si se trampea eso, que es el orden para manifestar, hay que aplicar la ley y reprimir de una manera razonable.
–¿La clase media porteña es egoísta frente a la protesta social?
–Lo que hay es un profundo desorden en todas las áreas. Uno de los errores enormes del progresismo en la Argentina ha sido dejar la palabra orden para los reaccionarios. La paz es un orden justo; es un orden que permite la libertad y la igualdad de todos. Tiene que haber un orden, porque si no nadie es libre. Tienen que ser libres de manifestar los piqueteros frente al fracaso de la política social del Gobierno, pero la gente tiene que tener libertad de tránsito. Hay mucha gente trabajadora que no puede llegar a su trabajo y esa gente también pierde de comer.
–¿Cuál es su posición frente al conflicto del Garrahan?
–Hay que replantear el sistema de retribución de los hospitales y plantear ese tema a fondo implica ver de qué manera se organizó a lo largo de la historia el poder médico y el servicio de enfermería. El poder médico fue retribuido de una manera y el servicio de enfermería de otro, porque eran mujeres y porque el conocimiento del trato con el cuerpo era considerado inferior al conocimiento técnico; esto hay que revertirlo porque se trata de dos conocimientos distintos y ambos valorables. La enfermería es la función que debería ser mejor retribuida en cualquier país, porque basta saber lo que es atender un enfermo y lo importante que es para un enfermo estar atendido. En segundo lugar, el Garrahan es el centro asistencial más complejo de todo el Sur y tiene que tener la mejor tecnología y retribución. Y en tercer lugar, falta un Samoré, porque el Estado no puede manejarse maniqueamente ni algunos dirigentes sindicales hacer de esto la gran lucha política por problemas internos del gremio.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.