EL PAíS

Los familiares rechazan el número permitido para entrar por “ínfimo”

Enojados por la limitación al ingreso a la Legislatura el lunes próximo a diez familiares, los padres dedicarán el fin de semana a consensuar una postura común. Ayer no pudieron abrazar la Legislatura por el vallado y fueron a la Plaza de Mayo. Mañana, vigilia y ayuno.

La decisión de limitar el ingreso de padres de los jóvenes fallecidos en Cromañón a la sesión del lunes fue rechazada por los familiares. José Iglesias, padre de una de las víctimas y representante legal de uno de los grupos, manifestó que “entran todos o no entra ninguno”, aunque aclaró que los cinco grupos que representan a familiares y sobrevivientes dedicarán el fin de semana a acordar qué hacer. Los familiares sostienen que la proporción de personas a las que se les permitirá la entrada al recinto es “ínfima”. Ayer realizaron un abrazo a la Pirámide de Plaza de Mayo, luego de que no pudieron concretarlo en la Legislatura porteña a causa de los vallados. Mañana habrá una misa en la Catedral y a la noche se prevé comenzar una vigilia para esperar el comienzo de la sesión del lunes, cuando se reunirá nuevamente la Sala Acusatoria.
A primera hora de ayer, los familiares habían decidido realizar un abrazo a la Legislatura, previsto para el mediodía. Pero los vallados y los controles policiales impidieron que se llevara a cabo, de modo que los padres se dirigieron a la Plaza de Mayo para rodear la Pirámide, tomados de la mano. “Kirchner, traidor, vendiste a Cromañón”, cantaron. Por la tarde se conocía la decisión de limitar el acceso al recinto, tras los incidentes que se registraron en la madrugada de ayer. Al respecto, Iglesias afirmó que la Legislatura “sigue mostrando que está de espaldas a la sociedad y está dispuesta a mantener la oscuridad”. Asimismo, afirmó que “si la propuesta es que son sólo diez padres, yo digo: entran todos o no entra nadie. Igual, todos vamos a tratar de pensar con la cabeza fría y vamos a decidir después”, aclaró.
Al ser consultado por este diario, Pablo Blanco, papá de Lautaro, expresó que la decisión de limitar el acceso “nos preocupa, no queremos ni pensar lo que va a pasar sin la presencia de los padres, porque ayer (por el jueves) vimos aprietes a legisladores”. Precisó que se refería a un momento del transcurso de la sesión del jueves en que la kirchnerista Mónica Bianchi “estaba llorando –aseguró–. Nos quisimos acercar a ella, pero los legisladores de su bloque no lo permitieron. Evaluamos que una de las razones es que no se tenía la certeza del voto de Bianchi”. La sesión del jueves terminó con 29 legisladores a favor: hacen falta 30 para que avance el juicio político al jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra.
En cuanto al cupo impuesto por los legisladores, Blanco adelantó: “Evaluamos que no se aceptará”.
–¿Qué proponen que se haga? –preguntó este diario.
–Planteamos un número que se acerque más a la realidad del número de padres, porque con la cantidad de familiares que hay, diez personas es una proporción ínfima.
En referencia a los incidentes de la madrugada de ayer en la Legislatura, Blanco sostuvo que los familiares notaron que a lo largo de la sesión “se flexibilizó” el ingreso al recinto y que “había caras que no conocíamos”. Lo mismo había expresado el legislador Santiago De Estrada, quien adjudicó los incidentes a “infiltrados, que fueron los que provocaron el desorden y empezaron a tirar sillas contra la policía”. Armando Canziani, uno de los padres, también sostuvo que “los incidentes fueron provocados por gente que no pertenece al grupo de los familiares”.
Por otra parte, Blanco apuntó que los padres “le hacemos un pedido personal al presidente Kirchner para que les permita votar a los legisladores con arreglo a su conciencia, como se dijo que iba a ser: es una responsabilidad de él y no de Alberto Fernández”. El padre reclamó que “si son la nueva política, que pongan en marcha prácticas diferentes a la politiquería”.
Nilda Gómez, otra mamá de un chico muerto en Cromañón, aseguró que el retiro del oficialismo del recinto y la ausencia de legisladores que según familiares habían comprometido su voto por el juicio a Ibarra forma partede un “corporativismo y se juega la obediencia o no a un régimen nacional”.
Los familiares adelantaron que mañana se reunirán en la Catedral para dar lugar a la misa que habitualmente se desarrolla el segundo domingo de cada mes. La ceremonia comenzará a las 12 y se evalúa la posibilidad de repetir el abrazo a la Pirámide de la Plaza de Mayo. Se proyecta que a las 22 comenzará una vigilia frente a la Legislatura, que se extenderá hasta el inicio de la sesión, previsto para las 15.30 del lunes. Por ahora no está definido quiénes pasarán la noche del domingo frente al edificio. La decisión se tomará “teniendo en cuenta que hubo muchas mamás que se desmayaron y la idea es ver antes cómo están de salud, ahí definiremos los detalles”, anticipó Blanco.

Informe: Daniela Bordón.

Compartir: 

Twitter
 

En la madrugada de ayer, los incidentes se desataron una vez suspendida la sesión en el recinto.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.