EL PAíS › EL EX MINISTRO DESLIZó QUE LA PRESIDENTA QUISO EVITAR SU SALIDA

Reproches a la hora de partir

En el Gobierno aseguran que Martín Lousteau no se fue por decisión propia sino que lo despidieron. Afirman que el jueves tenía previsto viajar a una cumbre del Banco del Sur y quedarse hasta el domingo junto a su novia.

Martín Lousteau pasó ayer su última tarde en el Ministerio de Economía comiendo pizzas y empanadas en el salón de cuadros del quinto piso con su equipo de asesores. En todo momento se mostró relajado. El ex funcionario dejó trascender que la decisión de irse fue suya porque no estaban dadas las condiciones para llevar adelante un conjunto de reformas que considera imprescindibles para controlar la inflación. Sin embargo, en el Gobierno aseguran que al ministro lo echaron. “Filtró un conjunto de medidas sobre las que estábamos trabajando en conjunto y se atribuyó su autoría porque sabía que le quedaba poco tiempo en el cargo. Así quiso tener una excusa para presentar su salida como una decisión propia. Lo único que logró con eso fue acelerar los hechos”, señaló una alta fuente oficial a Página/12

Según remarcan en el Gobierno, la decisión de su salida ya estaba tomada desde hacía varios días y la causa fue el fuerte conflicto que generó con el campo la aplicación de las retenciones móviles. “El propuso esa idea en una reunión con Cristina, Alberto Fernández, Guillermo Moreno y Javier De Urquiza y cuando se le preguntó si no podía traer problemas aseguró que los productores no iban a reaccionar porque no estaba prevista una fuerte suba en el precio de los cereales. Es obvio que se equivocó”, afirmó una fuente.

La versión de la renuncia genera dudas por otros datos difundidos desde el Gobierno que el ahora ex ministro hasta el momento no aclaró. A las 17.30 horas del jueves, Lousteau se fue del ministerio para armar su bolso de viaje porque a las 19 debía tomar un vuelo hacia la ciudad de Montevideo para participar de una cumbre de ministros del Banco del Sur. De hecho, su secretario de Finanzas, Hugo Secondini, partió en el mencionado avión sin llegar a conocer la novedad. ¿Para qué fue a armar el bolso a la casa si tenía pensado renunciar? ¿Por qué dejó que Secondini fuera al aeropuerto y se tomará el avión?

Fuentes del ministerio aseguraron además que la comitiva tenía previsto regresar ayer a la noche, pero Lousteau se iba a quedar en Uruguay hasta el domingo y no pensaba hacerlo solo sino con su novia, Ana Paula Oriol, la misma con la que había viajado a Buzios durante Semana Santa, en medio del lockout agrario. “Ya había sido escrachado por irse a Brasil en medio del quilombo y ahora se iba a quedar paseando en Uruguay. Eso no sólo demuestra que no pensaba renunciar sino que no aprendió nada de lo que le había pasado la última vez”, señaló a Página/12 una fuente oficial que evidentemente no simpatiza con el ex ministro.

“La verdad es que la situación estaba complicada y decidió empezar a decir lo que pensaba porque sus propuestas no estaban siendo tenidas en cuenta. Es mentira que buscaba enfriar la economía, pero hasta donde yo sé no tenía decidido irse ayer (por el jueves)”, señaló a Página/12 un funcionario cercano a Lousteau.

Lo que hizo el ministro a partir del miércoles fue distribuir entre algunos periodistas un breve paper titulado “medidas antiinflacionarias”. Allí se recomienda aplicar un aumento de las tarifas de gas y electricidad para los sectores de mayores ingresos, limitar la expansión del gasto destinado a obra pública e infraestructura, acotar las tareas de la Secretaría de Comercio Interior al control de los supermercados para reducir sus márgenes de ganancia, que “son entre dos y tres veces superiores a los de otros países”, avanzar con la reforma del Indec, mantener estable el tipo de cambio, no reabrir las negociaciones salariales en lo que queda del año y renegociar la deuda con el Club de París para “regenerar la confianza”, entre otras medidas.

En el Gobierno aseguran que sería ingenuo considerar a Martín Lousteau como autor de esas ideas que ya se venían analizando. “¿Cómo va a decir que acordar con el Club de París es una propuesta suya?”, señaló a este diario una fuente oficial. Del lado de Lousteau, en cambio, reivindican su intención de acelerar algunas de las reformas en un gobierno al que acusan de tener su mayor debilidad por el lado de la gestión.

Compartir: 

Twitter
 

Lousteau comió pizzas y empanadas con su equipo de asesores y luego abandonó el ministerio.
Imagen: Rolando Andrade
 
EL PAíS
 indice
  • CAMBIó EL CLIMA DE LAS RELACIONES CON EL CAMPO A PARTIR DEL REEMPLAZO DE LOUSTEAU. PROLONGARíAN LA TREGUA
    Llegó otro Fernández y se calmaron las llamas
    Por Raúl Dellatorre
  • PANORAMA ECONóMICO
    Es la política
    Por Alfredo Zaiat
  • PANORAMA POLíTICO
    Redistribuciones
    Por J. M. Pasquini Durán
  • LOS ABOGADOS DE PATTI INTENTAN SACARLO DE MARCOS PAZ
    Defensa, en problemas
    Por Adriana Meyer
  • LA REPRESIóN EN SALTA
    Policías en apuros
  • CRISTINA KIRCHNER SE REUNIó CON REPRESENTANTES DE ENTIDADES DE MEDIOS DE COMUNICACIóN
    Un encuentro con buenos modales

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.