EL PAíS

Las secuelas de la batalla

Tras el silencio de las primeras horas, el Gobierno salió a condenar los incidentes que se produjeron en la cancha de Almagro durante la asunción de Néstor Kirchner en el PJ. El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, calificó como “indeseables” los choques entre camioneros y obreros de la construcción. “Son esas cosas que uno aspira a que no sucedan más”, dijo. Sobre la cantidad de heridos, aseguró que el Ejecutivo había contabilizado “tres en el Hospital Posadas y dos en el Hospital Carrillo”. “Son un camionero herido, una señora que nada tenía que ver y resultó lastimada y un policía lastimado en el tobillo”, agregó. Poco después de terminar el acto, los médicos dijeron que los choques habían dejado quince heridos: el más grave era un afiliado de la Uocra que había perdido un ojo. Página/12 se comunicó ayer con los hospitales Carrillo y Posadas. Allí informaron que los heridos ingresados tras el acto de la cancha de Almagro habían sido derivados a las clínicas de sus obras sociales. El herido que perdió un ojo, y que había sido internado en el Posadas, fue derivado a la clínica del gremio de la construcción. Entretanto, el dirigente de la Uocra La Plata, Juan Pablo “Pata” Medina, que fue vinculado a los enfrentamientos, tomó distancia de los hechos y recordó que no había ido al acto porque el miércoles estaba “en observación”, a causa de una golpiza que había recibido el día anterior.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Las secuelas de la batalla
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.