EL PAíS › LA FISCAL Y LA JUEZA QUE INSTRUYERON LOS JUICIOS

“Aquí nadie busca venganza”

 Por Diego Martínez

“Pensar en la generación que ha perdido este país realmente me duele. Me duele como ciudadana, como argentina, como madre y como fiscal de la Nación. Por eso digo que ante tanto dolor hay que hacer justicia. Aquí nadie busca venganza, sino justicia.” La frase pertenece a la fiscal federal Graciela López de Filoñuk. El 10 de junio se cumplieron diez años desde que comenzó a investigar el terrorismo de Estado en Córdoba y hoy por primera vez podrá escuchar una sentencia. Su trabajo duro y silencioso a la par de los organismos de derechos humanos locales fue determinante para poder arribar a alegatos con una cantidad abrumadora de pruebas. “Allanamos lo allanable y lo no allanable. Siempre íbamos en persona, porque únicamente nosotros sabíamos qué documentación buscábamos. En muchos lugares tuvimos que entrar con guantes de cirujano porque los documentos estaban llenos de pulgas”, relata. El plural de la tarea abarca a su equipo, que pasó de tres miembros en 1998 a ocho en el presente, y a la jueza Cristina Garzón de Lascano con el suyo.

El trabajo comenzó en 1998, cuando la Cámara Federal de Córdoba que nueve años antes se había quedado con las ganas de juzgar al general Luciano Benjamín Menéndez –indultado por Carlos Menem pese a que era sólo un procesado– resolvió delegar en la Justicia federal la investigación de los crímenes de la dictadura, tras una solicitud de Adolfo Pérez Esquivel y la abogada María Elba Martínez. “No podíamos impulsar la acción penal, pero fue una etapa muy rica en producción de pruebas. Se tomaron infinidad de testimoniales y se hicieron allanamientos para secuestrar documentación”, recuerda. La lista incluye el Cuerpo III (“donde nunca encontré nada”), jefatura y comisarías de la policía provincial, delegación de la Policía Federal (“encontramos memos de la comunidad informativa en una boardilla”), domicilios particulares de represores a quienes se les secuestraron los discos rígidos de sus computadoras, y hasta la delegación local de la SIDE en 1999. “Logramos recolectar un material probatorio de lujo, mucho más del que la Cámara Federal tenía en los 180 para juzgar a Menéndez”, celebra. López de Filoñuk es consciente de que la sentencia de hoy será la primera de una serie que demorará años. “La de la Penitenciaría es unitaria y tiene que ir sola, no se puede acumular. Después tenemos causas por tormentos, desapariciones y muertes anteriores al golpe de Estado que estamos acumulando. Hay 96 víctimas anteriores al 24 de marzo. Y sólo por La Perla calculamos que habrá como mínimo dos o tres juicios, ya que es imposible acumular tantos casos en una megacausa”, anticipa. Obtener sentencias justas no es su único objetivo. “Es imprescindible saber dónde están los restos de los que mataron. El dolor no se va a agotar, pero sí mitigar un poco. Se han recuperado 90 cuerpos de los cuales tenemos identificados sólo 15.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.