EL PAíS › MAURICIO MACRI PIDIó ORDEN Y RESPONSABILIZó AL GOBIERNO NACIONAL

“Esto es un caos y no va más”

El jefe de Gobierno porteño y su ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, reclamaron el desalojo por la fuerza de los piqueteros. Dejaron en claro que la Policía Metropolitana no tolerará los cortes de calle.

El macrismo se hizo un banquete con el acampe piquetero en 9 de Julio. En medio del conflicto que plantearon por la salida de la Policía Metropolitana, con la que advirtieron que le apuntarán a la protesta social, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, aprovechó la manifestación para cuestionar al gobierno nacional por no acatar una supuesta orden de desalojar el corte, que finalmente se comprobó que no existía. “Esto es un caos y no va más. No se aguanta más. Es un reclamo que le venimos haciendo al gobierno nacional y la gente lo viene haciendo desde hace siete años”, sentenció el líder de PRO.

El macrismo lanzó a rodar su teoría del boicot a la Policía Metropolitana en pleno escándalo por las pinchaduras a familiares de víctimas de la AMIA por parte de Ciro James, que trabajaba en la gestión PRO. En ese plan, presentó una denuncia sin ninguna prueba ante la Justicia. A fines de la semana pasada, se cruzó con el gobierno nacional por la deuda a la Policía Federal, que ordenó retirar la custodia de los edificios de la ciudad. La gestión PRO reclamó que la mantuvieran “paguemos o no”. El conflicto empezó a resolverse el lunes y lo terminaron de desandar ayer con un cronograma de pagos en una reunión entre los ministros de Justicia Julio Alak y Guillermo Montenegro (ver aparte).

En medio de este conflicto –en el que también chocan la posición del gobierno nacional de no reprimir y la del macrismo de desalojar los cortes–, el acampe en pleno centro de la 9 de Julio le vino a la gestión PRO como anillo al dedo. “Es un caos. Este corte es un atropello de años. Es lo mismo que vemos en Gualeguaychú”, disparó Macri, ante el silencio del kirchnerismo. “Los fiscales pidieron que se desaloje la 9 de Julio y la policía no acata la decisión de los fiscales”, sostuvo Macri, pese a que luego se supo que no existía tal orden: lo desmintió el fiscal general adjunto de la ciudad, Luis Cevasco, quien dijo que “no hay orden específica de liberar la 9 de Julio”.

“Le pedimos al gobierno nacional que desaloje la 9 de Julio”, repitió una y otra vez el jefe de Gobierno, sin perder la sonrisa ante las cámaras. “Cada vez está peor. La decisión es del gobierno nacional: tiene que hablar con los factores de protesta y decirles que no va más. Que garantice la libre circulación de los ciudadanos”, insistió. Luego aclaró que con la Metropolitana “no nos podemos hacer cargo global de la seguridad, porque no tenemos 15 mil efectivos”. “La violencia está cada vez peor, no da para internismos estúpidos”, sentenció.

Más temprano, Montenegro aclaró que no iba a poder desalojar la protesta, pero cuando tuviera la Metropolitana, sí. “Hoy la solución la tiene que dar la Federal. Hay una ocupación del espacio público”, afirmó. “Está mal que no generemos puestos de trabajo, que no hagamos políticas públicas que hagan que esta gente tenga trabajo y que no viva exclusivamente del subsidio del Estado. La situación en la que el gobierno nacional puso a estas personas no es la ideal. Es uno de los problemas de haber generado una industria del subsidio, que es parte de la política del gobierno nacional, y éstas son las consecuencias”, diagnosticó el ministro de Justicia y Seguridad, quien reclamó nuevamente el desalojo por la fuerza de los piqueteros. Aunque primero se cuidó de hacerlo con un eufemismo, luego lo pidió con todas las letras: “De alguna manera, lo tiene que solucionar el gobierno nacional. Tiene que tomar una decisión política para llevar adelante la liberación de la 9 de Julio”.

Puesto a aconsejar al kirchnerismo, Montenegro argumentó que “extorsionar al Estado cortando una calle para que se le genere un subsidio, tampoco me parece correcto”. “Esto genera una complicación increíble a todos los porteños”, remarcó el funcionario macrista, que consideró que “hubo una pérdida de autoridad importante, un vale todo en la calle que genera una complicación. De un día para el otro no se va a poder restablecer el orden que se perdió durante quince años. Es un ejercicio que todos tenemos que intentar hacer de a poco, para que se llegue a un momento en el que se genere nuevamente el orden.”

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri arremetió contra el gobierno nacional y dijo también que “la violencia está cada vez peor”.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.