EL PAíS

Para erradicarlas del país

El socialista Rubén Giustiniani presentó en 2004 en la Cámara de Diputados un proyecto similar al que impulsará la oposición porteña. El objetivo de la iniciativa del actual senador era prohibir de todo el territorio nacional la “comercialización, uso, tenencia y portación de armas de descarga eléctrica o electrochoque”, tanto para “uso civil como para personal de las Fuerzas armadas y de seguridad”. Giustiniani volvió a presentar el proyecto en 2006, pero nunca fue discutido por las comisiones correspondientes lo que motivó su caducidad. En los fundamentos de la presentación, Giustiniani afirma que “su aplicación no deja rastros visibles” por lo que “facilita su empleo para realizar torturas”. Además, subraya que “la tecnología de electrochoque es utilizada (en el mundo) para violar los derechos humanos”. El actual senador hizo referencia a una iniciativa similar presentada por el también socialista Alfredo Bravo que atendía las denuncias de Amnistía Internacional con pruebas acerca del uso que se le daba a este tipo de dispositivos. Expresamente, Giustiniani hace referencia al pedido de prohibición de la Taser consignando que se comprobó mediante estudios “que el consumo de drogas y las enfermedades del corazón pueden incrementar el riesgo de que la pistola Taser resulte letal”. Además, menciona que “los dardos en forma de anzuelo no se retiran fácilmente de los cuerpos humanos, salvo que la piel se lacere o se abra”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.