EL PAíS

Marina, de aquel asco a estos nombres

 Por Martín Granovsky

El acto por la AMIA se hizo ayer y no el domingo, día exacto del aniversario, porque el lunes empiezan las vacaciones de invierno y los organizadores quisieron garantizar la presencia de muchos escolares. Por eso cientos de chicos escucharon ayer edades y nombres, muchos nombres. Al principio, con apellido. Después, sólo los nombres. Tantos como camisetas blancas con un número grande estampado. Tantas camisetas como muertos: 85.

El menor de los muertos era un chico de 5 años, Sebastián. Hoy tendría 21. La mayor era Mónica, de 73. Tendría 89. Y también desfilaron, nombrados, David, Hugo, Moisés, Fabio, Romina, Emiliano, Rebeca o Dora. Judíos y no judíos, pero como explicó después del acto Sergio Burstein, “todas víctimas, toda buena gente a la que uno termina recordando como familiares de uno mismo aunque a muchos ni los haya conocido”.

Burstein contó que en estos 16 años se fortalecieron los lazos entre los familiares sin distinción de qué hacía o qué era cada uno el día del atentado. “Y nos pasa con los familiares de los muertos en las Torres Gemelas y con los de Atocha: como si nos reconociéramos de entrada”, dijo. También contó que aunque era el día más frío del año, ayer se sintió abrigado con las remeras blancas. “Con esas camisetas encima de la ropa ninguno tenía frío, porque estaba el calorcito de los familiares que seguimos llevando adentro”, dijo Burstein, el dirigente de Familiares espiado por la máquina de inteligencia de Mauricio Macri, estos días de viaje por República Dominicana.

Explicó Burstein que los familiares de las víctimas por el atentado trabajan en equipo y que cada uno pone su sello, pero todos discuten los documentos. Inclusive el discurso que ayer pronunció Marina Degtiar. Es la misma mujer que el 18 de julio de 1999, a cinco años del atentado, dijo: “Señor Presidente: su desinterés, su silencio, resultaron cada vez más vergonzosos. Su sospechosa actitud y la cada vez menos comprensible falta de decisión política para resolver la tremenda masacre, que no hace más que perpetuar en la historia argentina la impunidad, bandera que enarbola su gobierno, nos da asco”. Se dirigía a Carlos Saúl Menem.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.