EL PAíS › SóLO LO APOYARON DE NARVáEZ Y SOLá

Ganaron las críticas

“Federico, esto es un salto al vacío”, le dijo Elisa Carrió al jefe del bloque de diputados nacionales del macrismo, Federico Pinedo, tras enterarse de que Mauricio Macri iba a anunciar el aval de sus legisladores al inicio del proceso de juicio político. Salvo sus ex socios políticos, Francisco de Narváez y Felipe Solá, que esta vez manifestaron su respaldo, el resto de los dirigentes nacionales vinculados con la ciudad de Buenos Aires salieron a criticar la jugada del jefe de Gobierno porteño. Aunque no se opusieron abiertamente al juicio político, el socialismo y la UCR cuestionaron la intencionalidad del jefe de Gobierno. Desde la CC, Proyecto Sur y el kirchnerismo, en cambio, insistían ayer en que primero debe conformarse la comisión investigadora y según sus conclusiones luego avanzar en un eventual juicio político.

En el marco de la crisis que el escándalo de las escuchas telefónicas provocó en el Grupo A, la líder de la Coalición Cívica salió más fuerte que nunca a criticar al jefe de Gobierno. Carrió dijo que “nadie le pidió juicio político” a Macri y sostuvo que su partido “intentó por todos los medios un camino racional”, que no fue posible. “La decisión es un salto de irracionalidad que pone en zozobra a la ciudad de Buenos Aires innecesariamente”, enfatizó la diputada chaqueña.

La diputada radical Silvana Giúdici, otra de las fuerzas aliadas al PRO en el Congreso Nacional en el Grupo A, le exigió a Macri que la investigación sea “transparente y no una maniobra política”. Además, la diputada por la ciudad de Buenos Aires sostuvo que si el juicio político significa de antemano un resultado favorable “el proceso debe convertirse en un mero circo para las cámaras de televisión”. Para la legisladora radical “no hay que engañar a la gente”, sino “investigar en serio” en una comisión investigadora.

Los dos ex aliados de Macri, Solá y De Narváez, respaldaron ayer la actitud del mandatario, a diferencia de lo que habían planteado en los días previos. El empresario colombiano reveló que había conversado con Macri antes de la conferencia del PRO y le dijo que le parecía “una decisión que va en la dirección correcta para esclarecer definitivamente el tema”. Por su parte, el ex gobernador bonaerense consideró que “hace muy bien en buscar todos los caminos posibles para acelerar la cuestión, al revés de lo que suelen hacer los funcionarios procesados”. Solá cambió el rumbo de sus declaraciones anteriores y si bien ratificó que no le consta que Néstor Kirchner haya presionado a los camaristas que confirmaron el procesamiento del jefe de Gobierno porteño, remarcó que para él “el comienzo de todo esto es una cama” del kirchnerismo.

Desde el oficialismo, el senador del Frente para la Victoria Daniel Filmus sostuvo que el juicio político es un intento de subsanar el error político de haber rechazado el martes en la Legislatura todas las iniciativas de la oposición. Según Filmus, se trata de la misma estrategia de “victimización” que el macrismo viene manteniendo desde el inicio de la causa. El senador kirchnerista consideró que si realmente tiene la voluntad de dar un gesto, “debería dar un paso al costado” y pedir licencia. “Macri dio una voltereta en el aire, hasta ayer insistía en que pediría juicio oral”, resaltó el diputado Carlos Heller, del Partido Solidario, quien cuestionó la actitud descalificadora de Macri contra el ex presidente, los cuatro jueces que intervinieron en la causa, sus opositores e incluso contra algunos de sus aliados como Carrió.

El líder de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, reclamó que “se acaben las artimañas” del macrismo, que primero pidió prórroga a las indagatorias, “tiró todos los recursos que pudo y ahora dice que está apurado”. “Lo importante acá es que se conozca la verdad sobre las escuchas espías realizadas”, concluyó el diputado nacional, jefe de la segunda fuerza de la Legislatura porteña. Su compañero de bancada Claudio Lozano aseguró que los pasos que debieran darse frente al procesamiento del jefe de Gobierno son, por un lado, “su apartamiento del cargo vía pedido de licencia, y por otro, la inmediata rectificación de las políticas que en materia de seguridad viene impulsando el Gobierno de la Ciudad”.

El socialista Roy Cortina adelantó que exigirán una comisión investigadora sin mayoría macrista y que también insistirán en el pedido de licencia “para evitar el bochorno institucional”.

La diputada Silvia Vázquez y el vicejefe de Gabinete de la Nación, Gustavo López, del Partido de la Concertación, remarcaron que Macri pide su propio juicio político “sabiendo que tiene mayoría para evitarlo”, pero sostuvieron que es necesario “aprovechar el momento para que la verdad salga a la luz y la ciudadanía sepa de su proyecto regresivo, con aparato de inteligencia incluido”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.