EL PAíS

Actas falsas

Eduardo Ruffo anotó como propios a Carla y Alejandro después de que su mujer, Amanda Cordero, fuera sometida a una intervención quirúrgica de lo cual resultó que a partir de ese momento (13 de noviembre de 1973) no podía concebir. La falsificación de actas de nacimiento fue una constante en los centenares de casos de niños apropiados. Alejandro todavía permanece en calidad de rehén con el apellido del apropiador. El ex fiscal Aníbal Ibarra denunció al matrimonio Ruffo por los delitos de supresión de estado civil y falsedad ideológica respecto de Alejandro. En la causa que inicialmente fue registrada con el número 1596 ante el juzgado federal número 3. Alejandro sigue en poder de los Ruffo, aunque el estudio inmunogenético con relación al apropiador y su mujer excluyó en forma indubitable a ambos como su padre y madre biológicos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.