EL PAIS › JAVIER CASTRILLI Y ALEJANDRO BIONDINI SE ANOTARON PRIMEROS

Un ex árbitro y un líder neonazi, candidatos

Cuando faltaban 24 horas para el cierre de listas en la ciudad, los únicos inscriptos como aspirantes a jefe de Gobierno porteño son Javier Castrilli y Alejandro Biondini. El ex árbitro, aliado del gobernador de Chubut Mario Das Neves, fue el primero en presentar ante el Tribunal Superior de Justicia la lista del Partido Acción Ciudadana (PAC), que encabeza junto a Leda Irurzún Lisi, y con Fernando Bustelo como candidato a primer legislador porteño. En tanto, el líder filonazi sigue en carrera a pesar de las denuncias de la comunidad judía.

Biondini armó la Alternativa Social, acompañado por Mario Puértolas para la vicejefatura y Jorge Domínguez a la cabeza de la lista de diputados, con el lema “Argentina para los argentinos” que ya pintaron en varios paredones porteños, luego de haber “quebrado años de injusta y arbitraria proscripción política”, y apoyado por “varios partidos patriotas”. La Justicia le negó a su partido Nuevo Triunfo la personería jurídica porque consideró que se trataba de una agrupación cercana al nacional socialismo con ideas discriminatorias y antisemitas. Por eso, el dirigente nacionalista postuló por Alternativa Social a su hijo, Alejandro César, a legislador porteño para las elecciones de 2009. Y ahora va él mismo como candidato, con treinta titulares y diez suplentes a legisladores porteños, además de las listas para las comunas. “No estamos ni a la derecha, ni a la izquierda, ni al centro del actual sistema, estamos en la vereda de enfrente”, postulan.

Biondini aportó una caja con carpetas para avalar sus aspiraciones, en tanto Castrilli apenas cinco hojas de programa y el pedido para ser candidato junto a su vice.

Con el slogan “Buenos Aires... es la hora!”, el jueves Castrilli formalizó su presentación y se comprometió a pedir el traspaso de “la totalidad de la fuerza policial federal y sus dependencias al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires”, como primera medida de su gestión. Luego describió sus proyectos para la ciudad y marcó diferencias “con quienes quieren utilizar” la Jefatura de Gobierno porteño “como trampolín hacia otros cargos políticos electorales”.

Castrilli fue un polémico árbitro que se caracterizó por su inflexibilidad en la cancha, vive en Saavedra y trabajó hasta 2008 como funcionario del gobierno nacional, al frente de la Subsecretaría de Seguridad de Espectáculos Futbolísticos, dependiente del Ministerio de Justicia y Seguridad.

Compartir: 

Twitter
 

Javier Castrilli.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared