EL PAíS › LA ESTRATEGIA DE ALFONSIN

Plan de polarizar

 Por Sebastian Abrevaya

Reconocen que no es fácil, pero no pierden las esperanzas. Los últimos contratiempos sufridos por el Gobierno, como el caso de la Fundación Madres de Plaza de Mayo o del Inadi, fueron tomados en el bunker de Ricardo Alfonsín como una grieta por la cual pueden colarse las chances de alcanzar un ballottage con la presidenta Cristina Fernández. En el entorno de Ricardo Alfonsín apuestan todas las fichas a la primaria del 14 de agosto. El objetivo central es quedar posicionados como primera fuerza de la oposición y así capitalizar después todos los votos de los demás candidatos no kirchneristas. Por otro lado, en cambio, aspiran a que el Gobierno no saque más del 45 por ciento y que eso se transforme en un techo de cara a octubre.

“En términos de armado político ya tenemos todo, sólo nos queda atar unos pocos cabos sueltos”, señala uno de los estrategas del alfonsinismo. Los más importantes son terminar de convencer a Graciela Ocaña para que encabece la lista de diputados de la Unión para el Desarrollo Social en la ciudad de Buenos Aires, donde no tienen ninguna figura fuerte, y terminar de armar los cargos nacionales con De Narváez en la provincia.

Una vez con “todos los candidatos en la cancha”, apuestan a sortear las limitaciones que plantea la nueva ley electoral para instalarse como alternativa al kirchnerismo. Se quejan de las cuotas de publicidad en radio y televisión que fija la norma pero apelan a que “la estructura del partido contribuya a la instalación por fuera de los medios”.

“Va a haber una presentación nacional y varios actos masivos, la oratoria de Ricardo y su imagen son un plus que podemos utilizar, aunque es más difícil conseguir los recursos económicos”, asegura uno de sus allegados. Para concentrar el mensaje político y aprovechar al máximo la exposición pública, el hijo del ex presidente contrató una consultora que asesoró a Barack Obama en su campaña. El viernes, el analista Michael Kulisheck mantuvo un encuentro con Alfonsín y con su equipo de campaña para recoger información y entre lunes y martes les dará una primera devolución. El consultor David Axelrod, creador del famoso “Yes, we can” (Sí, nosotros podemos) de Obama, participará puntualmente en el diseño de la campaña publicitaria.

“El mensaje tiene que seguir siendo el mismo. La línea de trabajo la venimos laburando desde enero y febrero. Los ejes basados en la pobreza y el desarrollo, por eso también lo elegimos a González Fraga”, explican en el bunker de Alfonsín. El hijo del ex presidente va a mantener el perfil “conciliador y moderado” y no va a polemizar frontalmente con los otros candidatos opositores, como su socio frustrado, el socialista Hermes Binner. En parte para polarizar con el kirchnerismo y en parte para no generar resistencias entre los votantes opositores en caso de quedar como el dirigente mejor posicionado para enfrentar al Gobierno.

“El día siguiente del 14 va a ser el mejor para nosotros. Hay una dispersión en otros candidatos. Después, que funcione el voto útil”, se entusiasma un operador parlamentario del alfonsinismo. Aunque no muestran cifras propias que digan lo contrario, Alfonsín y compañía sostienen que los sondeos que dan primera a CFK son pagados por los K. “El Gobierno nos va a tirar con sus encuestas, pero la primera encuesta grande va a ser la primaria, ahí tenemos que hacer una buena performance. La duda está en si CFK gana en la primera vuelta. Nosotros creemos que no”, agrega el dirigente, más moderado, y remata: “Esto recién comienza”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Plan de polarizar
    Por Sebastian Abrevaya
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.