EL PAíS

Apostillas

- Invitados: La larguísima lista de invitados no se privó de nada. En las primeras filas de la platea estuvieron todos los gobernadores aliados y todo el gabinete nacional, diputados y senadores del Frente para la Victoria, intendentes del conurbano, dirigentes políticos y sociales de distintas extracciones y figuras de la cultura y el espectáculo. Sorprendió la presencia de Martín Sabbatella en la primera fila, sentado en medio de Estela de Carlotto y Hebe de Bonafini, a pocos asientos de su rival en las elecciones bonaerenses del domingo, el gobernador Daniel Scioli. También hubo, a pesar de los rumores de alejamiento, una nutrida comitiva de la CGT encabezada por su secretario general, Hugo Moyano, y su hijo Facundo, codo a codo con la CTA representada por Hugo Yasky y Edgardo Depetri. Por los movimientos sociales destacaban Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro (Movimiento Evita), Quito Aragón (Corriente Martín Fierro) y Marcelo Köenig (Corriente Peronista). Por supuesto, había una nutrida representación de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y como representantes del ámbito cultural se dejaron ver, entre otros, Andrea del Boca, Lito Cruz, Alejandro Dolina y Alejandro Apo.

- Protagonistas: Mientras la Presidenta contaba cómo había conocido a las personas que protagonizaron los spots, algunos terminaron en risas. “Cecilia se me acercó en Alemania para decirme que quería volver con su marido a investigar a la Argentina”, miró hacia donde se encontraba la investigadora y le preguntó: “¿Te trajiste al alemán también, no?”. Después, cuando recordó que había recibido al equipo campeón de las olimpíadas de matemática en la Casa Rosada antes de viajar, dijo que vio “a Ariel sentado en la punta y le vi cara de ‘geniecillo’. Cuando me dijeron que se había ganado la medalla de oro en seguida dije “fue el de anteojitos”. A Elena, la misionera de trece hijos que pudo acceder a la TV digital le recomendó “no más hijos y más televisión”.

- Hinchada: Los protagonistas de los spots tuvieron hinchada propia. Cuando se los presentaba, los militantes del primer pullman les inventaban un cantito. Cuando pasó Federico, el diseñador de software que en el video plantea que se iba a ir del país, empezaron: “Fede no te vayas, Fede vení, quedate en Argentina te vas a divertir”. A Ariel, medalla dorada en las olimpíadas de matemática, después de un “dale campeón, dale campeón”, le inventaron “Oooooh, no saqués más cuentas, es Cristina presidenta”.

- Alegría: Un párrafo del discurso de la Presidenta se llevó su compañero de fórmula, el ministro de Economía, Amado Boudou, que estaba anunciado para hablar, pero finalmente no lo hizo. “Es la fuerza de la alegría”, lo definió y destacó “la fuerza que desarrolló en estos tiempos y nos acompañó en un proyecto político del que se siente parte y nos va a permitir mayor institucionalidad en el país”. A su vez lo felicitó porque “en la reunión del G-20 defendió nuestras políticas frente a los países desarrollados”.

- El: “Yo me pregunto qué hubiera pasado si él no hubiera estado en el 2005 en esa reunión en la que se definió el futuro del ALCA”, lo recordó Cristina, a pocos días del primer aniversario de su muerte. Luego repasó otras medidas que tomó Néstor Kirchner durante su mandato. La mención no pasó desapercibida entre el público, que ante cada mención del ex presidente estallaba a cantar: “Néstor no se murió / Néstor no se murió / Néstor vive en el pueblo / La puta madre que lo parió.”

- Chivo: En la entrada al Teatro Coliseo, cerca de donde estaban apostadas las cámaras de TV a la espera del paso de funcionarios y figuras, apostaron un micrófono para facilitar la labor de los cronistas. La gran mayoría de los invitados lo ignoró: sólo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, se detuvo unos segundos a saludar, aunque no quiso hacer declaraciones políticas. Bueno, hubo alguien más que aprovechó la oportunidad. Fue el actor Lito Cruz, que tomó el micrófono para explicitar su apoyo a la fórmula encabezada por Cristina Fernández de Kirchner y, de paso, recordarles a todos que vieran la telenovela en la que actúa.

- Saludos: Una vez que concluyó el acto, Cristina no salió, como otras veces, directo en el auto oficial, sino que bajó a pie hasta la plaza, donde la esperaban un millar de manifestantes que no habían podido ingresar al lugar. A través de un corredor armado para la ocasión, la Presidenta caminó un centenar de metros por el borde del parque, saludando a los militantes que la esperaban del otro lado de las rejas. Lo más notable no fue esto, sino que en la recorrida la acompañaron sus hijos Máximo y Florencia, que suelen intentar evitar este tipo de exposición.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.