EL PAíS

Caraqueñas

- Cohetazos.“Primero quiero agradecer a usted y a su pueblo por la cordialidad, hospitalidad y magnífica organización de esa cumbre, salvo por estos fuegos artificiales”, empezó Cristina Kirchner cuando los ruidos empezaban a desvanecerse.

–Este cohetazo lo organizamos por la Celac y, de paso respondemos a un cacerolazo que están haciendo por ahí los opositores –explicó sin eufemismos Hugo Chávez.

La intervención del cubano Raúl Castro había tenido que soportar el bombardeo de los fuegos de artificio. Las cacerolas eran inaudibles en el fuerte Tiuna. Sólo Globovisión, la cadena de televisión hipercrítica del chavismo, las transformó en un hecho que parecía masivo.

- Figuretti. Chávez buscaba a Piñera con la mirada para entregarle el mando y no lo encontraba. En ese momento el chileno estaba irrumpiendo en el centro de prensa. De inmediato, una tropilla de camarógrafos y cronistas lo perseguió. El presidente entró a hablar con periodistas de su país “cuestiones técnicas”. Se retiró, siempre sonriente, sin emitir sonido. “Es un pinta monos”, lo sentenció una cronista chilena. Traducido, alguien que sólo quiere llamar la atención.

- Aire. Más de doscientos periodistas de los distintos países de América latina y el Caribe colmaban la sala de prensa montada en una carpa al lado de la Universidad Militar Bolivariana. La organización fue impecable, salvo alguna circunstancial lentitud de la conexión a Internet, el único real problema era la temperatura del aire acondicionado: 15 grados. La temperatura dejó ateridos a los cronistas de la región.

- Jóvenes. Una de las obsesiones del chavismo es conseguir la adhesión de los jóvenes. En el marco de la cumbre de la Celac, el gobierno organizó un gran festival gratuito en los jardines del aeropuerto, La Carlota. Miles de jóvenes empezaron ayer después del mediodía a colmar un inmenso predio. El grupo portorriqueño Calle 13 era la vedette de la jornada. Los ganadores del último Premio Grammy que arrasa con su último tema “Entren los que quieran” compartían escenario con grupos locales como Dame pa’ Matarla.

- Colombia. “Presento a mi nuevo gran amigo Juan Manuel Santos”, le cedió la palabra Hugo Chávez a su par colombiano. Pasó poco más de un año del momento en que los dos países estuvieron a punto de empezar un conflicto armado. La mediación de Néstor Kirchner como secretario general de la Unasur fue clave para encauzar las negociaciones. Ayer, Santos aprovechó la cumbre para pedir el apoyo de los presidentes al vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, para la secretaría general de la Organización Internacional del Trabajo. “Es el Lula colombiano”, lo ensalzó Chávez y empezó a contar los votos que ya se habían comprometido: Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay. Al final el nuevo presidente pro témpore de la Celac, Sebastián Piñera, anunció el respaldo unánime al postulante colombiano.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.