EL PAíS › MARíA ALEJANDRA BONAFINI SERá INDAGADA HOY POR EL JUEZ OYARBIDE

“Schoklender me producía desconfianza”

María Alejandra Bonafini, la hija de Hebe de Bonafini, será indagada hoy por el juez Norberto Oyarbide, pero a través de un escrito que ya presentó anticipó su postura: señaló que nunca tuvo un cargo en la Fundación Madres de Plaza de Mayo y que llevaba mucho tiempo “enemistada” con el ex apoderado Sergio Schoklender cuando fue echado de la entidad y estalló el escándalo del desvío de fondos que debían usarse para construir viviendas sociales.

“Independientemente de la relación de cercanía que mantenía en su momento Sergio Schoklender con mi madre, lo cierto es que nunca tuve relación de cercanía con él y desde el año 2005 la relación era de franco enfrentamiento. Yo desconfiaba profundamente de este personaje e hice saber a mi madre y otras personas cercanas que Schoklender me producía desconfianza, que dudaba de sus manejos, que me desagradaba el trato que tenía con la gente”, dice el descargo que presentó en el juzgado.

María Alejandra quedó imputada por el juez Oyarbide a raíz de la operación de venta de una propiedad a la empresa Meldorek, de la que Sergio Schoklender era dueño mayoritario y, según estableció la investigación judicial, fue utilizada como pantalla para desviar de su propósito el dinero que recibía la fundación de las Madres para la Misión Sueños Compartidos. La hija de Hebe le vendió a Meldorek un departamento ubicado en la calle 44 Nº 1324 de La Plata, supuestamente por 25 mil dólares, una cifra que habría estado por debajo del valor de mercado. También quedó bajo sospecha porque la Unidad de Información Financiera envió dos reportes de operaciones sospechosas por movimientos bancarios por 235 mil pesos.

En su presentación argumentó que había comprado el departamento con la venta de un inmueble que tenía antes, por el que obtuvo 83 mi pesos en 2007, a lo que sumó ahorros. Su descargo judicial dice que no tenía noción de que la firma Meldorek era del mayor de los Schoklender. Que a ella la llamó Patricia Alonso (quien en rigor era mano derecha de él y también está imputada), luego de que publicara un aviso a través de la inmobiliaria Dacal. Mostró interés –según relató– y ofreció el dinero que ella pedía. “Yo desconocía totalmente la vinculación de dicha empresa con Sergio Schoklender y con personas allegadas a él”, enfatizó.

Sobre su relación con Schoklender dijo que por su “situación de enemistad personal” no tuvo “ningún cargo en la fundación”. “No entraba a la sede de la fundación, no participaba de ninguna reunión donde estuviera Sergio Schoklender e inclusive he dejado de ir a fiestas familiares y festejos porque iba este personaje”, señaló. Después de la salida de los hermanos Schoklender, quedó a cargo de la administración de Madres. Luego el juez la imputó. La indagará como presunta integrante de una asociación ilícita y por administración infiel.

Compartir: 

Twitter
 

La hija de Hebe de Bonafini anticipó su postura en un escrito.
SUBNOTAS
  • “Schoklender me producía desconfianza”
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.