EL PAíS › RECORRIó LA PLAZA SAN PEDRO Y REZó EN LA TUMBA DEL PRIMER PAPA

Anillo, Twitter, paseo y saludos protocolares

Antes de la ceremonia del inicio del pontificado, vestido con una sencilla casulla sobre su sotana blanca, Francisco recorrió la Plaza San Pedro en un jeep blanco y saludó a los peregrinos. Volvió a salirse del protocolo al bajarse del vehículo para besar en la frente y bendecir a un hombre con discapacidad motriz. Después, Francisco rezó ante la tumba de San Pedro, el padre de la Iglesia, con diez patriarcas y otros arzobispos mayores de las Iglesias orientales católicas.

Luego, el cardenal protodiácono Jean Louis Tauran, el purpurado francés que el miércoles 13 de marzo anunció al mundo “Habemus papam”, le colocó el palio papal, la estola de lana blanca con cruces rojas que se pone sobre los hombros, identifica y representa al Buen Pastor. En tanto, el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, le entregó al Papa el Anillo del Pescador, de plata bañado en oro, y no de oro puro como es tradición, que confeccionó el orfebre pontificio Enrico Manfrini.

El Papa encabezó después la procesión mientras se cantaba la “Laudes Regiae (El Rey es Cristo)” y se invocaba a los santos, hasta llegar a la plaza, donde presidió la misa. Al llegar al altar en la Plaza San Pedro para la celebración eucarística, concelebrada por 180 representantes eclesiásticos, el pontífice recordó la “feliz coincidencia” de iniciar su ministerio petrino en la fiesta litúrgica de San José, patrono de la Iglesia. Tras la lectura de la Biblia en inglés y del evangelio en griego, Francisco pronunció la homilía en italiano.

Al final de la misa, y una vez que se despojó de las vestiduras litúrgicas, Francisco se dirigió al altar central de la basílica para saludar a las 132 delegaciones oficiales entre las que había 31 jefes de Estado, once jefes de gobierno, tres príncipes, dos altos representantes de la Uníon Europea y varios líderes religiosos. Tras la ceremonia, el Sumo Pontífice, de 76 años, que por momentos parece tener dificultades para caminar, recibió una a una a las 132 delegaciones extranjeras que asistieron a la misa en medio de un estricto dispositivo de seguridad.

Saludaron personalmente al nuevo papa los presidentes de Ecuador, Chile Brasil, México, Paraguay, Costa Rica, Honduras y Panamá.

Entre las delegaciones oficiales figuraba también el cuestionado presidente de Zimbabwe, Robert Mugabe, y el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, con el que conversó más tiempo, así como la canciller alemana Angela Merkel.

Al término de la ceremonia, Francisco envió dos tweets en los que insta a los usuarios a respetar “la creación” y explica que su misión será la de “servir a todos”, mensajes de 140 caracteres que han alcanzado ya casi cuatro millones de seguidores en nueve lenguas.

Más tarde, llamándolo por teléfono, Francisco rindió homenaje a “su venerado predecesor”, Benedicto XVI, y le manifestó su “afecto y gratitud”, indicó en un comunicado el Vaticano.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.