EL PAíS

Una lágrima

El debate del domingo pasado en la Facultad de Derecho fue uno de los puntos más bajos de la campaña electoral. La idea de que la confrontación directa entre los candidatos haya sido un triunfo de la democracia no resiste el análisis. El formato elegido fue tributario de las reglas del show televisivo y no permitió más que enunciados superficiales y chicanas personales. Que los candidatos tuvieran dos minutos para contestar un temario cuya sola enunciación insumía a los conductores más de un minuto muestra la irrelevancia del planteo. Macrì tuvo una actitud sobradora, que en la primera pausa sus asesores le aconsejaron moderar y se limitó a vaguedades que nadie puede cuestionar, como unirse para vivir mejor. Scioli perdió con el cronómetro, dejó varios temas sin concluir y en su réplica más vivaz no tuvo mejor idea que comparar el narcotráfico con los trapitos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.