ESPECIALES › SOBRE EL DEBATE DEL SUPLEMENTO ANTERIOR: ¿HAY QUE DESPENALIZAR EL ABORTO?

Lectores y lectoras de Página/12 opinan

1 Articular teoría y práctica Dos puntos: el primero sobre la discusión en torno a cuándo se inicia la vida. Considero que es una obviedad que un feto es vida, un espematozoide solito, o un óvulo también lo es; pero algo muy diferente es poder definir a partir de qué momento podemos afirmar que existe un sujeto, o una persona. Creo que al debate le falta (siempre le ha faltado) la participación de un/a psicólogo/a que pueda aportar sobre este punto. Entiendo que es fundamental sumar esta cuestión al debate. Porque es bastante sencillo afirmar que un aborto es la interrupción de una vida pero no es igualmente simple afirmar que se está matando a una persona. En nuestra disciplina, la psicología, habría interlocutores expertos para aportar a este debate.

El otro punto es el relativo a las posturas de Badeni y de Bianco. Entiendo que el primero habló de la ‘realidad en el papel’ y la segunda, de la ‘realidad en el barro’. Quienes estamos, día a día, intentando articular siempre teoría y práctica, sabemos que esas dos realidades nunca son idénticas.

Lic. Graciela Resala

2 Lo lícito y lo legítimo. De las argumentaciones esgrimidas por los antiabortistas podemos observar dos cuestiones, primero que casi todos ellos defienden su posición desde el punto de vista jurídico y ético. Esto podría ser lícito pero no universalmente legítimo ya que las conclusiones aportadas son concepciones absolutamente relativas producto de una ética y una juridicidad particulares, es decir aquellas que se construyen e imponen desde una posición dominante sobre una sociedad. Por ese lado entonces habría un permanente empate técnico si nos atenemos a las diversidades sociales humanas. Por otra parte se puede concluir que los autodenominados defensores de “la vida” solo atienden a la defensa de “una vida” que sin entrar en cuestiones filosóficas o biologicistas, sería ciertamente vulnerable pero que por lo menos no es la “única vida” vulnerable involucrada. No hay argumentaciones ni respuestas sólidas ante la vulnerabilidad de esa otra vida, la de la mujer que resulta “desaparecida” en este discurso misógino que es el difundido por la iglesia católica. La única actitud hacia esta víctima es ignorarla. Lo expresa Badeni cuando ante la cuestión de la violación responde: ¿Por qué vamos a hacer recaer en el niño, la conducta aberrante del violador (...) ¿Porque él va a pagar por lo que hizo otra persona?

Martín Campos

3 Soy médica y no me niego. El Dr. Badeni dijo que los médicos nos negamos a realizar abortos. Soy médica y no me niego. Es más, por ejercer la medicina me volví una defensora del derecho al aborto. La mortalidad materna solo se disminuye con educación sexual, anticoncepción accesible y aborto legal. El riesgo de una mujer de morir en la edad fértil es proporcional al número de embarazos que afronte multiplicado por la mortalidad materna del lugar donde vive. El riesgo de morir por aborto realizado en hospital es de 1/100.000 nacidos vivos. El de morir por embarazo de término, parto, o puerperio en Argentina es de 350/100.000 nacidos vivos. ¿Por qué exponer contra su voluntad a un riesgo de vida más elevado a la mujer? Cuando el Dr. Badeni se refiere a la defensa absoluta desde la concepción hasta la muerte natural en los tratados internacionales, que impiden el aborto en violación incurre en una falacia. Nuestros constitucionalistas no han aceptado jamás ningún tipo de absolutismo. El Pacto de San José defiende la vida EN GENERAL desde la concepción.

El Art 16 de la CEDAW (rango constitucional) dice que las mujeres tienen “los mismos derechos a decidir libre y responsablemente el número de sus hijos”. Excluye llevar adelante un embarazo por violación más que claro, u otras imposibilidades.

Stella Maris Manzano

4 Ni en contra ni a favor. No creo en las camisetas absolutas de “a favor” y “en contra” en esta clase de temas, hay casos que son atendibles y el aborto es beneficioso, ya que por ejemplo el embarazo es de alto riesgo para la vida de la madre. Creo que desde la concepción hay vida y el argumento “es mi cuerpo...” me resulta insuficiente, además legal o no al existir concepción, ergo una vida, al interrumpirla interrumpimos una vida, nos guste o no, creo que es necesario revisar cada caso, con celeridad, honestidad y con la ley en las manos. Es terrible que mujeres pierdan la vida o tengan secuelas por abortos clandestinos. Es terrible que nazcan personas sin futuro, pero el fin no justifica los medios, trabajemos para que a largo plazo haya educación sexual en serio y para que los chicos del país tengan oportunidad, mientras tanto veamos caso por caso si corresponde el aborto o no. Sé que habrá quienes hablen de hijos producto de violaciones, etc. ¡Sí!, la vida no es justa, pero ¿cuántos de nosotros somos producto de embarazos no planeados? Se que mis argumentos tropiezan con lugares comunes y son incompletos pero gracias por la posibilidad de debatir.

Prof. Alejandro Prieto

Médico veterinario

5 La experiencia de cada una. Sí hay que despenalizar el aborto, en primer lugar porque es derecho de las mujeres decidir sobre sus cuerpos y sus proyectos de vida, lo cual hace a su salud psíquica y física. Y en segundo lugar por una cuestión de morbilidad y muerte de muchas mujeres, en su mayoría pobres, que abortan en condiciones inseguras. El embrión no tiene vida por sí mismo, por lo tanto es la mujer quién debe decidir si continuar o no con el proceso. Nadie tiene más derecho que la propia mujer a decidir sobre si llevar adelante un embarazo o interrumpirlo. No hay condiciones mejores ni peores, las condiciones tienen que ver con la particular experiencia de cada una.

Susana Palud

6 Cambios de paradigma. La mujer en la historia de la humanidad posee una función reproductora. Pareciera que hace un rato ha superado el carácter de “servidumbre natural”, la “maternidad” como un fin fisiológico, la “vocación natural” amparados en la ciencia y el discurso biologicista que dicta que “el organismo de la hembra tiene como fin la perpetuación de la especie” , ocultando el “grado de voluntad” y la construcción social-cultural de la función materna.

La ley considera al aborto un delito y conduce a practicar el aborto de manera clandestina. La maternidad forzada, acarrea, hijos de la pobreza, víctimas de la asistencia pública o sujetos sin infancia. No quiero dejar de mencionar a aquella “gente” que invoca contra el aborto legal argumentos “naturales” y “católicos”: “el feto posee alma” o “se mata una persona”. Preguntamos: ¿Qué pasaba con las víctimas de la Inquisición?, ¿en las guerras santas con los infieles?, ¿la autorización de matanzas de indígenas en nuestras tierras americanas? ¿Con la picana aplicada a embarazadas, víctimas de un régimen militar y cristiano? ¿O es que estos ejemplos sólo se remiten a la gracia de dios?

¿Cuándo se es persona?, la sociología, desde lo cultural dice: Se es persona cuando adquirimos rasgos de humanidad habilitados por “otro”, mediante transmisión de la cultura, dentro del colectivo social. El aborto legal permite la “libertad” para asumir la función materna y paterna, pero al mismo tiempo transmitir esa función como contenido de una cultura en “libertad de decidir”.

Lic. Corina Prieto


SEGUIR OPINANDO

Para opinar sobre los argumentos vertidos en este suplemento escriba, un máximo de 200 palabras a [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.