LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

Diarios digitales, multitudes y camaleones

A propósito de la información difundida por los diarios digitales europeos sobre la muerte de Néstor Kirchner y el posterior funeral, Mela Bosch relata la transformación que las crónicas sufrieron con el paso de las horas y reflexiona sobre el vertiginoso proceso de adaptación de las noticias en los portales.

 Por Mela Bosch

* Desde Milán

Nano del Abasto, que sigue todas mis notas en La Ventana de Página/12, me escribió el mismo 27 de octubre a poco más de dos horas del fallecimiento de Néstor Kirchner preguntándome sobre cómo se veía por aquí la noticia del ex presidente argentino.

Entendí que lo importante no era decirle que sí, que aquí todos informaban, ya que es claro que en una forma u otra todos los diarios del mundo lo estaban comunicando, sino cómo lo iban haciendo.

En ese momento, en el ciberespacio aún la información era sólo las líneas de rigor para la muerte de un ex mandatario. Con fiebre de emigrada y la agilidad de más de ocho años en Europa para leer periódicos en línea empecé a seguir minuto a minuto los medios a través de Internet.

Italia naufraga en el último escándalo de prostitución de Berlusconi, en Francia las huelgas y movilizaciones ocupan el centro. La información sobre Argentina apenas crece.

Sin embargo, pocas horas después el Daily Telegraph publicó una nota más extensa matizando aspectos políticos, con financieros y sarcasmos: “Politics, for me”, Kirchner once said, “is cash and expectations” (Publicado a las 6:59PM BST 27 Oct 2010).

Unas horas más tarde, ya era 28 de octubre hora europea, empezaron a difundirse las fotos de Reuters mostrando masas de personas no convocadas por los sindicatos, que se presentaban espontáneamente, que mostraban carteles en la Plaza de Mayo, el Obelisco rodeado de banderas y de emocionados mensajes, dándole fuerzas a Cristina. El tono empezó a cambiar y el mismo Daily Telegraph, con su lógica inquebrantable comenzó a subrayar que el matrimonio K se parecía a los Clinton.

En tanto, los diarios españoles, especialmente El País, se mantenían con un nivel de información constante, mostrando preocupación al inicio por la estabilidad de la Presidenta y luego poco a poco dejaron la actitud alarmista para centrarse en el movimiento de personas.

Ya en el 29 de octubre la segunda noticia de Euronews, después de las muertes por desastres naturales en el extremo asiático, eran las multitudes despidiendo al ex presidente y apoyando a la presidenta argentina, así como la llegada de los presidentes de la región a Buenos Aires.

Para el mediodía en la misma cadena, un video de Kirchner era la noticia seleccionada por el editor (editor choice news).

Esta movilidad y cambios de posiciones fue obra de las personas que desfilaban en un país del Sur para mostrar su dolor. Y nos hace reflexionar cómo el periodismo digital se ha transformado en un barómetro que utiliza como señalación el movimiento de personas, sus presencias como una moneda de cambio para ganar audiencias.

En esta vorágine hay periódicos que consideran la edición en línea como una réplica de su publicación impresa y el resultado es que se ven peligrosamente expuestos a no poder adaptarse rápidamente a lo inesperado.

Otros, como el mencionado Daily Telegraph, se valen del camaleónico poder que da la edición digital a través de la constante modificación al segundo para reorientar el mensaje en el arco temporal.

Entre los medios menos ágiles el caso del diario Le Monde nos permite reflexionar sobre cuáles son las características del periodismo digital global en esto tiempos: eran ya las 9 de la mañana del 28 de octubre cuando una columnista escribe una nota sobre la muerte de Kirchner tomando como fuente privilegiada el artículo de La Nación del día 27 que se centraba en forma alarmista en cómo se vería afectada la escena política argentina y latinoamericana.

La respuesta indignada de los lectores franceses fue notable porque ya habían visto las fotos de Reuters, ya habían visto en Euronews los millares de personas en Buenos Aires expresando su adhesión y dolor. Respondieron a la nota de Le Monde acusando a la columnista de informar mal. Pero en realidad sólo se trató de que la fuente y la mala leche ya eran viejas para el momento, ya habían quedado fuera de lugar.

Así que cuando Nano volvió de la Rosada al Abasto, el 29 de octubre, mojado por la lluvia y algún lagrimón, el ágil mundo de los bits había transformado una desolada línea necrológica en un evento de masas.

* Consultora lingüística y docente on line de la Cátedra Tecnologías en Comunicación Social de la FPyCS de la UNLP.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.