LA VENTANA › MEDIOS Y COMUNICACIóN

Otros desafíos

Paola Fernández sostiene que hay otros debates que desbordan lo relacionado con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Tienen que ver con la convergencia, el desarrollo de las plataformas digitales y el nuevo tipo de “prosumidores” a los que hay que atender

 Por Paola Fernández *

La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) sancionada en 2009 pero cuya aplicación todavía está sesgada (la judicialización de la ley por parte del Grupo Clarín, entre otros actores, impidió su cumplimiento pleno) abre un panorama nuevo que no puede limitarse a la discusión por la estructura de propiedad de las empresas de medios.

La convergencia tecnológica ha dejado de ser un concepto abstracto para convertirse en una práctica real. En este aspecto, la posibilidad de las telefónicas de brindar servicios de telefonía celular e Internet, sumada a al servicio básico de telefonía fija, quedó fuera de la LSCA y de toda reglamentación.

En este marco de situación, la disputa por la estructura de propiedad deja afuera una problemática de la que debemos tomar conciencia en el corto plazo. La apertura de la Televisión Digital Terrestre (TDT) y las nuevas licencias que quedarán disponibles si se aplica la LSCA en su totalidad dejan la cuestión de los contenidos, y por ende, de la sustentabilidad de las nuevas señales, libradas al azar. Y en este sentido, las audiencias pasan a ser cada vez más importantes.

Las plataformas digitales exigen pensar la producción y el consumo desde otra lógica que ya no es la misma que estaba implícita en la realización de cualquier producto televisivo. A la aleatoriedad que siempre tuvieron las audiencias se suman otros factores, como por ejemplo el visionado por Internet y, consecuencia de ello, otro tipo de exigencia de calidad en los productos que consume y la atemporalidad con la que se realizan.

El desafío actual será dotar de contenidos estos espacios frente a audiencias que ya no se conforman con esperar una hora determinada –impuestas por los directivos del canal de TV– para ver sus programas favoritos. Y peor aún, para ver sus programas favoritos que no son nacionales.

Es necesario dar un primer paso para acostumbrar a las audiencias a visionar contenidos locales que, a su vez, deben ser de calidad. Esto nos lleva al problema de la rentabilidad de la producción y su sustentabilidad en el tiempo. Pero también implica pensar en otra forma de hacer televisión.

Pensar las multiplataformas como una posibilidad para garantizar la permanencia de las audiencias se presenta como una opción. Pero, lamentablemente, quienes están en condiciones de brindar estos servicios son empresas que quedaron fuera de la legislación que tantos años hemos tardado en conseguir. Y esto no es un dato menor.

La disputa por una ley que garantice más voces nos ha distraído de una cuestión de no menor importancia: cómo garantizar estas voces. Frente a una televisión que cada día pierde más asiduos, ante la explosión de nuevas formas de comunicación e información, parece que siempre nos faltan, en lo que concierne al sistema de medios argentinos, cinco para el peso.

Hoy en día, ya no puede pensarse la lógica del broadcasting (comunicación uno a muchos) como la predominante. El auge de las redes sociales y las plataformas colaborativas (blogs, YouTube, por mencionar algunas) han configurado un nuevo mapa de comunicación donde el rol del consumidor pasa a ser cada vez más el del productor, sin ser tan relevante la cantidad de gente que lo vea o lo siga. Es lo que Henry Jenkins denomina “prosumidor”: un híbrido entre los dos términos, productor y consumidor.

En estos tiempos modernos, donde las audiencias están cada vez más fragmentadas y cuando cuesta cada vez más generar ganancias o incluso cubrir los costos de producción y distribución, las empresas de medios necesitan apuntar a estrategias transmedias para que sus productos sean sustentables. Esto implica nuevas inversiones pensando no en audiencias masivas que ya no existen, sino en el consumo fragmentado capitalizando los usos y las prácticas de las redes sociales para atender a los nuevos usuarios. Y eso nos lleva a preguntarnos qué tipo de productores-empresas podrán llevar adelante este desafío sin que sea acallada ninguna voz por falta de fondos.

En este nuevo panorama se tornará necesario retomar la disputa por la estructura de propiedad. En el nuevo escenario el protagonista ya no será el Grupo Clarín, sino aquellas empresas que sepan capitalizar (y que de hecho ya lo hacen en España) el fenómeno de la convergencia. A no ser que el propio Estado se anticipe a los nuevos tiempos modernos.

* Licenciada en Comunicación Social, Universidad Nacional de Quilmes. Becaria del Departamento de Ciencias sociales UNQ. [email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.