MITOLOGIAS › HORACIO FONTOVA PARTICIPARA DEL CICLO LOS VIERNES MUSICA

Músicas de aquí y de allá

El músico dará hoy un show gratuito en el encuentro organizado por Página/12. Promete boleros, canzonettas, rock and roll, jazz “y alguna locura mechada”.

 Por Karina Micheletto

Cuesta encontrar tranquilo últimamente a Horacio Fontova. Ayer, por ejemplo, su día estuvo cruzado entre ensayos varios y un homenaje especial, el que dio Ctera a los que fueron llamados “Maestros de vida”, figuras como el juez Baltasar Garzón, Horacio Salgán y Susana Trimarco. A este tipo de participaciones se suman sus conciertos solistas, la escritura de un libro y la participación en una serie de películas. En medio de este prolífico momento, Fontova será el protagonista del concierto de hoy a las 20 en el auditorio de la Sociedad de Distribuidores de Diarios, Revistas y Afines (Belgrano 1732), el segundo del ciclo Los viernes música, que tradicionalmente ofrece Página/12 a sus lectores en forma gratuita. Tras la actuación del trío Aymama, el viernes pasado, el ciclo continuará con el grupo La Chicana (el próximo viernes 21) y Liliana Vitale (el viernes 28).

“La música viene bien este año”, sonríe Fontova en diálogo con Página/12, después de repasar participaciones como la que tuvo en la película Aballay, el hombre sin miedo o en Anima Buenos Aires, el largometraje que tuvo su voz como hilo conductor, o en la aún no estrenada Metegol, también de animación. “Juan José Campanella tomó un sistema buenísimo: antes se hacían los dibujos y después se ponían las voces. El nos puso a actuar, nos filmó y tomó las voces y después los dibujantes trabajaron a partir de lo actuado. Como somos todos muñequitos de Metegol que cobran vida –están también Pablo Rago, Fabián Gianola, Miguel Angel Rodríguez y Carlitos Balá, que hace otro papel– para grabar estábamos todos atados a un palo, así de realista fue”, se entusiasma contando Fontova.

Pero volviendo a su faceta musical, también intensa, Fontova se vuelve a entusiasmar con el repaso del concierto que dará en Los viernes música, ciclo en el que ya ha participado en años anteriores. “Desde que empecé mi carrera musical siempre laburé en grupos grandes, ahora me estoy dando el gusto de laburar solo, esto tiene otro sabor –dice–. Lo que voy a mostrar en el ciclo de Página/12 es algo que ya hice en Clásica y Moderna, cantos de aquí y de allá, como una especie de pequeña selección de las músicas que más me han gustado en toda mi vida, las que atesoro desde mi infancia. Y ahí hay de todo: boleros, canzonettas napolitanas, rock and roll, jazz, coplas antiguas españolas... En fin, una ensalada de las cosas que más me gustan y además temas propios. Siempre con alguna locura mechada en el medio, claro.” Todo eso, adelanta, formará parte de su próximo disco: “Estoy por grabar absolutamente solo, con mi guitarra Clarita. Le encontré un nuevo sabor a esto, tengo que esforzarme más en la viola, porque estoy muchísimo más expuesto, así que estoy tocando todo el tiempo. Y en los ratos libres, escribo.

–¿Qué escribe?

–Estoy por terminar mi segundo libro. El primero, Témpera mental, lo edité gracias a mis queridos amigos Carlitos Ulanovsky y Marta Merkel, el próximo se va a llamar Humano cero humano. Está dividido en dos partes: la primera es sobre problemáticas humanas, desde mi óptica, y Cero humano son monólogos de animales: moscas, perros, cucarachas, hormigas, ballenas. Ojo, no es humorístico, a lo mejor algo cáustico, pero porque amo a los bichos y creo que nos llevan mucha ventaja a los soberbios humanos. Traté de ver su modus vivendi e imaginar cómo sería una serie de momentos relatados por cada uno de ellos.

–Este año ha rechazado propuestas radiales, por ejemplo. ¿Es por la música y la escritura?

–Estoy disfrutando este momento, pero lo tengo que enfrentar con mucha calma, no me puedo atosigar de cosas, es así. Lo que más me dolió fue decirle que no al Negro Dolina, él quería que lo acompañara en su programa, pero realmente no podía salir de mi casa justo a la hora en que más me gusta habitar mi casa. Me partió el alma, porque hubiera sido un honor laburar con ese genio, pero realmente sé que no me bancaría estar lejos de casa a esa hora, a esta altura de mi vida. Me doy cuenta de que, hoy por hoy, el mejor lugar que conozco se llama mi casa.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared