PSICOLOGIA › SITUACIONES DE DUELO EN LOS EQUIPOS DE FUTBOL

¿Qué pasa con el Barça?

 Por Ricardo A. Rubinstein *

Algunas derrotas, significativas, del Barcelona de Cataluña (contra el Milan y, dos veces, contra el Real Madrid) han dado pie a innumerables comentarios sobre una crisis, el fin de un ciclo, etcétera. Estábamos habituados a que ese equipo ganara casi siempre, particularmente en finales o instancias definitorias. Es cierto que su rendimiento ha tenido una merma, un bajón quizá momentáneo. Más allá de cuestiones tácticas, su técnica sigue siendo sublime o de que otros equipos le hayan tomado el tiempo a su modo de jugar, algunos aspectos que tienen que ver con lo psicológico. Menotti señalaba que el Barça estaba triste, y creo que se aproximó bastante. Ningún equipo se mantiene totalmente igual luego de, primero, el alejamiento del entrenador que lo llevó a la cúspide, Josep Guardiola, y luego la enfermedad y licencia de Tito Vilanova, su sucesor. Hechos como éstos influyen sobre la mente de los jugadores y sobre el ánimo grupal, más allá de lo que ellos mismos se lo propongan o lo deseen.

La dinámica de los procesos de duelo, y eso es lo que supongo que ocurre, genera cierta retracción, cierto ensimismamiento y tristeza que tienen su correlato en el comportamiento habitual; en este caso, en el modo de jugar o de tomar el juego. La menor velocidad de los reflejos, cierta lentitud, menor chispa e iniciativa son habituales.

Algo similar suele ocurrir cuando un jugador es transferido a otro club o cuando debe migrar, a veces cambiando incluso de idioma. Los procesos de duelo duran un tiempo que es variable, según la intensidad de la pérdida, con el probable correlato de la merma en el rendimiento deportivo.

* Miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA). Director de Sportmind.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.