PSICOLOGIA

“Que la dama le baje el pantalón”

 Por Ernesto S. Sinatra

A partir del declive del padre, advino la desaparición de lo viril. Jacques Lacan hacía referencia ya en 1938 a la “caída de la imago paterna” para ratificarla en 1945, incluso en 1956 llega a referirse a “un estilo: el de los hombres tipo Juanito”, el de aquellos que para acceder al acto sexual se caracterizarían por “esperar que las damas les bajen los pantalones”.

Con la caída del padre que devino en la declinación de la virilidad, asistimos a lo que Lyotard denominó posmodernidad, la época del Otro que no existe, en la que se suponían superadas las condiciones sociohistóricas de la modernidad. Eran sus consecuencias la caída de los metarrelatos, aquellas configuraciones que sostenían el discurso de las generaciones: la religión, el marxismo; incluso el psicoanálisis al ser considerado como una cosmovisión. Se comenzó a descreer de los instrumentos conceptuales absolutos que aplicarían códigos con valor universal. A la teorización de posmodernidad de Lyotard, respondió Gilles Lipovetsky con el concepto de hipermodernidad, en el que se destaca la concentración de los objetivos de la modernidad y ya no la superación dialéctica de la modernidad.

En esta línea leemos hoy la globalización. El modo de goce contemporáneo está determinado ya no más desde la perspectiva del padre como significante amo de la civilización, ya no más desde su función de prohibición, ya no más desde la negativización del goce, sino desde su positivización, desde la mostración del goce que hay. Es ése el alcance de la frase de Lacan: “El plus de gozar hoy ha ascendido al cenit de la civilización”. El goce, el plus de gozar, se tragó al Ideal: la satisfacción es lo que rige el estado actual de la civilización.

Se trata de caracterizar los fenómenos actuales para deducir la particularidad de los goces que los comandan. Si la sociedad actual ha dejado de vivir bajo el reino del padre y la estructura del Todo cedió a la del NoTodo, ya no hay nada en Occidente que constituya de un modo permanente una barrera que esté en posición de prohibición; lo prohibido es difícil de instalar de un modo estable, su efectuación es siempre contradictoria, incongruente con el movimiento del No Todo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.