SOCIEDAD › EL MOCASE-VC DENUNCIó QUE UN MILITANTE FUE ASESINADO EN SANTIAGO DEL ESTERO

Otra vez una muerte por las tierras

El Movimiento Campesino de Santiago del Estero denunció que Miguel Galván fue apuñalado por un sicario a las órdenes de un empresario. Casi un año atrás, fue muerto Cristian Ferreyra.

Un campesino del Movimiento Campesino de Santiago del Estero-Vía Campesina (Mocase-VC) fue asesinado de una puñalada ayer por la tarde en el paraje Simbol, en el límite con la provincia de Salta, por un grupo armado que –según denuncia el Mocase– responde a un empresario agropecuario salteño. “La víctima, identificada como Miguel Galván, de 40 años, fue sorprendido en la puerta de su casa por un sicario, quien extrajo un arma blanca de su bolsillo y lo acuchilló sin mediar palabra”, denunció el movimiento campesino. Además, advirtió que Galván fue precedido por una escalada de amenazas e intentos de desalojos violentos por parte de productores y grupos armados de la región. Según informó al cierre de esta edición la Policía Regional Nº 5 de Monte Quemado, “aún no se tenían datos precisos sobre el episodio, ni tampoco se brindaron informaciones sobre el principal sospechoso del crimen”.

En diálogo con Página/12, Cariló Olaiz, miembro del Mocase-VC, dijo que “en la tarde de hoy (por ayer) pasadas las 14, el sicario fue hacia la casa de Galván –quien se encontraba en la puerta de su hogar– directamente a matarlo, sacó un cuchillo y lo apuñaló, provocándole una profunda herida que le ocasionó la muerte minutos después”.

Además, señaló que “en los últimos días Galván había denunciado ante la Justicia de Monte Quemado las amenazas de muerte y golpizas por parte de allegados al empresario agropecuario, por el constante reclamo que hacen las comunidades por la defensa de su territorio”. “Nos mataron a otro compañero, ya no podemos más”, agregó muy conmovido Julián Roqué, dirigente del Mocase-VC.

En un comunicado difundido a última hora de ayer, el Mocase-VC indicó que los habitantes del paraje Simbol “venían siendo hostigados por sicarios de la empresa agropecuaria La Paz de Rosario de la Frontera, en Salta, que pretende alambrar parte del territorio de las comunidades indígenas Lule Vilela”. Las poblaciones originarias allí establecidas –informó la organización– habían concretado el 15 de septiembre pasado la primera etapa de un relevamiento territorial.

El texto difundido también informó que Miguel Galván y otros de sus familiares advirtieron a las fuerzas de seguridad y al juez José Luis Torelio, de Monte Quemado, “la tala indiscriminada sufrida en su territorio y la presencia de empresarios y bandas armadas en la zona”. El Mocase además responsabilizó por el hecho a “funcionarios provinciales y judiciales, como así también al Comité de Crisis (creado por el gobierno santiagueño para gestionar los conflictos de tierras), quienes hace unas semanas constataron la gravedad de los sucesos contra las familias por parte de empresarios y bandas armadas”.

“El gobernador Gerardo Zamora una vez más es responsable de la muerte de un campesino indígena, como lo fue la de Cristian Ferreyra, asesinado el pasado 16 de noviembre”, afirmó el Mocase-VC. En tal sentido, la organización campesina aseguró que “los funcionarios santiagueños son inoperantes y cómplices de estos asesinatos de los guardianes de la producción campesina indígena”.

“Exigimos juicio y castigo para los responsables materiales, ideológicos y políticos del asesinato de Galván y la aprobación urgente de la Ley Contra los Desalojos de campesinos”, añadieron.

El Mocase convocó a las organizaciones sociales a una concentración para hoy a las 13 frente al Congreso de la Nación, para repudiar los asesinatos de los campesinos en defensa de sus tierras.

La muerte de Galván fue perpetrada a casi un año de que otro campesino, Cristian Ferreyra, de 23 años, muriera baleado por hombres que, según dijeron a la Justicia, trabajaban a las órdenes de un empresario dedicado al cultivo de soja. El crimen contra Ferreyra fue cometido el 16 de noviembre de 2011 en la comunidad San Antonio, a 60 kilómetros de Monte Quemado, también en el norte de Santiago del Estero, cuando intentaba resistir un desalojo en el campo donde pasó toda su vida.

El Mocase-VC denunció el 28 de septiembre pasado que familiares de Ferreyra “fueron agredidos y amenazados por una patota” cuando se prevé que en poco tiempo comience el juicio por el homicidio.

Informe: Sabrina Améndola.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la muerte de Cristian Ferreyra hubo marchas y protestas.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.