SOCIEDAD

La niebla volvió a complicar el tránsito por aire, mar y tierra

Además de los problemas en Aeroparque y Ezeiza, estuvieron sin operar los puertos de Buenos Aires y La Plata. Varias autopistas fueron cerradas y hubo demoras en los trenes. Hace 25 años que no había tantos días seguidos con niebla. Pronostican que mañana se disipará.

La niebla siguió ayer sin dar tregua a automovilistas y pasajeros, ahora ya habituados a esa cortina de vapor que cubre el horizonte. Accidentes de tránsito, congestionamientos en autopistas y demoras en los trenes fueron otra vez las complicaciones del día. Los expertos explicaron que es un fenómeno meteorológico “normal” para la época, pero reconocieron que “es atípica su persistencia por tantos días”. El último antecedente de este tipo de fenómeno se registró hace veinticinco años, cuando la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense quedaron bajo las tinieblas por diez días consecutivos. Según el Servicio Meteorológico, la niebla comenzaría a disiparse a partir de mañana.

Uno de los problemas de la jornada fueron los cortes totales y parciales de tránsito y las demoras en las autopistas que comunica el conurbano bonaerense con la ciudad de Buenos Aires. En la autopista Buenos Aires-La Plata la circulación estuvo interrumpida en el tramo Hudson-La Plata. Otros lugares afectados fueron las autopistas Jorge Newbery, Riccheri, Ezeiza-Cañuelas, Autopista del Oeste y la autovía Panamericana.

El camino Parque del Buen Ayre se mantuvo cerrado hasta media mañana, cuando se disipó la niebla y se habilitó el tránsito con restricciones. Los accesos a esta carretera, que tiene 25 kilómetros de extensión y une el Oeste y el Norte del conurbano, se abrieron con la advertencia de circular también con “suma precaución”. Hubo inconvenientes en la localidad de Iriarte, partido bonaerense de General Pinto.

El movimiento de buques en los puertos de Buenos Aires y La Plata estuvo paralizado. La Prefectura Naval Argentina informó que “por la niebla, el puerto de Buenos Aires fue cerrado a las 6.45 y retomó las actividades a las 9.35, mientras que el puerto de La Plata estuvo cerrado desde la 0.20 y las 10 y reinició el tráfico hasta las 16”. Los puertos de Colonia y Montevideo operaron en forma normal.

El fenómeno meteorológico sumó a otro perjudicado: los pasajeros de trenes. El ferrocarril Sarmiento circuló ayer a la mañana con demoras de entre cinco y diez minutos por “precaución” debido a la niebla. “A medida que la niebla se disipó, el servicio se fue normalizando”, informó Trenes de Buenos Aires, concesionaria de la línea Sarmiento, que va de Once a Moreno, en el conurbano bonaerense. El Belgrano Sur, que sale de Estación Buenos Aires, en Barracas, también tuvo demoras en el servicio.

La baja visibilidad ocasionó un choque en cadena en la autopista Illia en el que intervinieron cuatro automóviles. El accidente ocurrió a las 6.30, a la altura del Aeroparque, en el momento en que uno de los autos redujo la marcha y generó así el impacto de tres vehículos. No hubo heridos.

Los expertos del Servicio Meteorológico Nacional reiteraron que la presencia de niebla es un fenómeno normal provocado por la presencia de aire frío, eleveda humedad y escasez de vientos. Aunque reconocieron que es “atípico su persistencia por cinco días, la intensidad y la duración a lo largo de la jornada”. La última vez que acompañó la niebla con tanta vehemencia fue en 1982, cuando la ciudad de Buenos Aires y el conurbano permanecieron en tinieblas por diez días consecutivos.

Los expertos aclararon que esta vez no se alcanzará esa marca, ya que la cortina de vapor se disiparía a partir de mañana para dar paso a las bajas temperaturas. Otra diferencia señalada por los especialistas es que ahora “se llevan cinco días de niebla en forma sucesiva durante la semana pasada, después hubo un respiro el fin de semana y volvió el domingo a la noche”.


Temporal de nieve

Mientras que la niebla continúa complicando la vida de los porteños y los bonaerenses, en el interior del país un temporal de viento y nieve cortó el paso en diferentes calles y autopistas y la suspensión de clases en escuelas de Río Negro y Neuquén. La nevada provocó el cierre del paso Cristo Redentor, en Mendoza.

En Bariloche la nevada cayó sobre la zona oeste y sur. En el centro no hubo acumulación, pero fue importante la caída en el cerro Catedral y otras zonas más cercanas a la cordillera, lo que fue celebrado por las empresas turísticas. Unas 20 escuelas estuvieron sin clases.

Compartir: 

Twitter
 

Los escasos vuelos que partieron lo hicieron otra vez entre la bruma que se empacó sobre la ciudad.
SUBNOTAS
  • La niebla volvió a complicar el tránsito por aire, mar y tierra
  • Tensión y bronca
    Por Carlos Rodríguez
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.