SOCIEDAD › EL ARGENTINO RICARDO PIEGAIA EXPLICA EL PROYECTO

Entre descubrimientos y peligros

 Por Pedro Lipcovich

Hoy están en Francia, para presenciar la puesta en marcha del Colisionador, pero “la mayor parte del tiempo trabajamos en la Argentina”, comentó Ricardo Piegaia, profesor de la UBA e investigador del Conicet, quien dirige uno de los dos equipos argentinos –de cuatro investigadores cada uno– que integran el proyecto; el otro lo conduce María Teresa Dova, de la Universidad de La Plata. “El 90 por ciento de los investigadores trabajan en sus países, preparando el software para los equipos computarizados que analizan las colisiones de partículas.”

–¿Tienen que saber computación a la vez que física?

–Tenemos que ser, a la vez que físicos, expertos “de punta” en desarrollo de programas de computación. Y actuamos siempre en equipos. Trabajamos mucho con otras instituciones; en nuestro caso, especialmente con las universidades de Stanford y de Columbia.

–¿Cuál es su función específica en el proyecto del Colisionador?

–Formamos parte de uno de los experimentos a largo plazo, llamado Atlas, que involucra a científicos de 35 países. El propósito de este experimento es, además de una apertura general a lo que pueda descubrirse, buscar en especial el bosón Higgs (ver nota principal). El Atlas tiene su estación detectora de colisiones junto al edificio del CERN, en Suiza. Y los científicos del Atlas actuamos en competencia con otro gran equipo de científicos que desarrollan un experimento paralelo, el CMS; su detector de colisiones está en Suiza, a 13 kilómetros del nuestro. Al competir entre sí, los equipos chequean los respectivos resultados y ensayan métodos alternativos. Es realmente una competencia, ya que cada equipo se apura para lograr antes el descubrimiento.

–En cuanto al temor de que el experimento tenga resultados catastróficos...

–El Colisionador de Hadrones no va a transformar la Tierra en un agujero negro. En realidad, nuestro planeta es continuamente bombardeado por partículas con más energía que las que chocarán en el Colisionador: los rayos cósmicos. Casualmente, el detector de rayos cósmicos más importante del mundo está en la Argentina, en Malargüe, donde funciona como emprendimiento internacional. Pero bueno, los dos científicos que dicen eso del agujero negro ni siquiera son físicos.

–¿Puede haber otras fallas, menos impresionantes, en la inauguración?

–Me cuesta creer que no hayan hecho una prueba antes, en forma secreta, porque quedaría bastante mal si fallara algo. Pero Robert Aymar (director del CERN) nos aseguró que no hubo ninguna prueba previa.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Entre descubrimientos y peligros
    Por Pedro Lipcovich
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.