SOCIEDAD › LA OPINION DE UN METEOROLOGO

Tormentas y tornados

 Por Eduardo Videla

“El Servicio Metereológico Nacional dio el lunes a la mañana tres alertas de que podrían ocurrir vientos fuertes, lluvias intensas y granizo en Entre Ríos, Corrientes y Misiones”, dijo a Página/12 el gerente de Servicios a la Comunidad de ese organismo, Luis Rosso. Ese alerta “incluía la posibilidad de que hubiera un tornado, pero por el instrumental con el que contamos es imposible determinar dónde iba a ocurrir, si es que se produce”, sostiene el especialista. Y agrega que “el SMN nunca advierte si existe la probabilidad de que pueda ocurrir un tornado, porque no hay una cultura en la sociedad acerca de qué se debe hacer en esos casos”.

Aunque todo indica que lo que provocó la tragedia en el paraje misionero de Santa Rosa fue ese fenómeno metereológico, para los expertos del SMN recién la semana próxima, cuando los peritos viajen al lugar, se podrá determinar si se trató de “una tormenta severa o de un tornado”.

¿Qué diferencia hay entre esos fenómenos? “La tormenta severa consiste en una corriente descendente, que corre plana sobre el terreno, a mayor o menor velocidad, mientras que el tornado tiene la forma de un cono giratorio, que tiene su base en la nube y su punta sobre la tierra. La diferencia entre ambos se determina por los daños producidos”, explica Rosso. El tornado arranca los árboles, la tormenta severa los voltea.

El Servicio Metereológico no pudo registrar la tormenta, ya que tiene estaciones en Posadas, Puerto Iguazú, Bernardo de Irigoyen y Oberá, todos puntos ubicados a más de cien kilómetros del epicentro.

¿Por qué se origina un fenómeno de este tipo? “En este caso, se produjo por el ingreso de un frente frío que vino desde el océano Pacífico y chocó contra un frente cálido en el sur de Brasil, lo que provocó la inestabilidad”, explicó Rosso.

Los meteorólogos detectaron el lunes una pista de que podía haber un tornado: “Una nube del tipo cumulus nimbus, de desarrollo vertical”. Pero admitió que no se hizo la advertencia, ya que no es costumbre del Servicio Metereológico: “De acuerdo con la estadística, por cada tres tormentas severas, se produce un tornado. Si cada vez que se detecta un alerta se dice que puede haber un tornado, y después no ocurre, se genera el efecto inverso al que se busca: el usuario deja de creer que puede ser posible”, estimó Rosso.

De haberse advertido, además, no se hubiera podido saber dónde ocurriría. “Para hacerlo, necesitamos una red de radares interconectados. Eso permitiría anticipar un fenómeno de este tipo unos 15 minutos antes de que se produzcan”, informó el meteorólogo. “Actualmente tenemos sólo tres radares: uno en Ezeiza y otros en Pergamino y Paraná, que son del INTA. Se está por agregar un cuarto, en Santa Rosa, La Pampa”, agregó.

El área donde ayer se registró el fenómeno es uno de los sitios del país donde suelen registrarse tornados. “En rigor, pueden ocurrir en todo el territorio del país, salvo en la región cordillerana, aunque donde más se producen es en la región pampeana, especialmente en el Este de Córdoba y en el norte de Buenos Aires.”

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.