SOCIEDAD › LOS EJES CENTRALES DEL ACUERDO FIRMADO AYER

Los tres puntos de la discordia

 Por Cledis Candelaresi

Desde Copenhague

Las pautas del acuerdo en cierne dejan muchas incógnitas por despejar, empezando por su verdadero alcance y su status legal: el último día trató de apurarse en una negociación de no más de veinticinco países y terminó de definirse en una mesa chica más limitada todavía. La dinámica normal de Naciones Unidas para adoptar estas decisiones es el consenso, algo que esta madrugada resultaba imposible: a las cuatro, hora danesa, empezaba el plenario de la cumbre. En cualquier caso, los principios que intentaban consagrarse resultan a todas luces insuficientes, tanto para garantizar que el calentamiento no provocara las catástrofes que se quieren evitar como para saldar la deuda que los ricos países contaminantes tienen con el resto del planeta.

- Límite de 2 grados centígrados. El IPCC, núcleo de científicos abocados al tema, describió los escenarios posibles para diversas magnitudes de crecimiento del calentamiento. De ese análisis se infirió que ese valor promedio en relación con la época de la Revolución Industrial es el límite admitido. Sin embargo, otra porción de la comunidad científica considera que ese valor es exagerado. Peor aún: la Tierra ya tiene 0,7 grados por encima de 1850; tomado como punto de referencia y con las emisiones que ya tuvieron lugar es casi un hecho que se alcanza rápidamente ese tope. Finalmente, ese valor promedio en el planeta implica que muchas zonas del Hemisferio Sur, donde el calentamiento será mayor, alcanzarán registros superiores, de hasta 3,5 grados, con las correspondientes consecuencias.

En enero, los suscriptores del acuerdo deberían precisar cuánto están dispuestos a obligarse.

- Mitigación o disminución de las emisiones de carbono. Esto es decisivo para lograr aquella meta o la que se adopte como apropiada. Las propuestas que se hicieron públicas hasta el momento resultan muy modestas, aun en relación con el objetivo de los 2 grados centígrados. Pero el documento que esta madrugada se discutía en un plenario no cuantifica el esfuerzo que los países tienen que hacer en este sentido, desoyendo el mandato científico de que los principales emisores deben recortar entre un 30 y 40 por ciento su expulsión de carbono a la atmósfera.

- Financiamiento. Los 30 mil millones que el conjunto de países ricos le transferiría al resto y los 100 mil millones anuales a que se llegaría en el 2020 están por debajo de estimaciones acerca de los verdaderos requerimientos de fondos para que los países en desarrollo adapten sus economías o mitiguen y que ubican esa necesidad por encima de los 300 mil millones. Al margen de su envergadura, tampoco está claro cómo se integrará exactamente ese paquete en el mediano plazo. Lo que está claro es que la mayor parte resultará del sector privado. Esto abre la puerta a que sean los propios destinatarios de ese beneficio quienes lo integren por la vía de algún impuesto que pueda crearse. Por ejemplo, para gravar el transporte por barco o avión.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.