SOCIEDAD › LA BICICLETA ELECTRICA

“Alta bici”

Cuando va por la calle tiene que silbar para pedir el paso. “Porque no hace ruido, y nadie se cuenta de que vengo”, explica Fernando Ponce, diseñador de muebles de oficina de día y en sus ratos no tan libres autor de la “EwoodbikE”, una bicicleta eléctrica con estructura de madera que salió al mercado a fines de 2011. La ideó, dice, “porque otros modelos de triciclo eléctrico que hice no entran en las bicisendas y buscaba, también, un modelo de conducción más simple”. Así llegó a algo tan sencillo como una pieza con un botón de encendido y apagado, un indicador de energía y la solución para andar unos 20 kilómetros a 20 kilómetros por hora con la condición de haberla enchufado siete horas a una batería.

–¿Por qué la estructura es de madera?

–Porque la hace más ecofriendly. A mí me encanta la madera por su concepto de uso: si se te raya, le pegás una lijadita, una mano de barniz y queda como nueva. No es como el auto o la moto, que se te raya y tenés que llevar a un taller, le aplican un montón de porquerías que contaminan.

No tiene más de dos metros de largo, algo menos de uno de alto, es “bajita, al piso, estilo chopper” porque “el centro de gravedad bajo en un vehículo hace que sea más confiable”. “Pensá que el auto deportivo, por ejemplo, es súper bajito: con esa altura lográs que el vehículo sea más firme y seguro al andar”. Y lo tiene probado, porque con este modelo, que cotiza en siete mil pesos (“porque uso todo de primera calidad, y esa materia prima es cara”), Ponce, que diseñó (y probó) otros dos vehículos, fue premiado en Innovar y tiene pasado de skater, es de salir a la calle cuando el día lo permite y puede prescindir de su “autito más o menos”.

–¿Y qué pasa con la gente por la calle?

–Es insoportable. Bueno, a veces. Pasa que la gente no está acostumbrada a lo eléctrico, y entonces llama la atención porque no hace ruido. Por eso te decía que tengo que silbar para pedir paso.

–¿Y agregarle una bocina?

–No me gusta agregarle nada. Es linda así. Pero silbar sirve. Es que no hace ruido ni de bicicleta. Y es linda, muy linda la sensación de que algo te lleve sin hacer ruido.

–¿Qué cosas dice la gente?

–Muchos chicos tiran “cómo anda, loooco”, o sino “alta bici”. “Alta bici” es la mejor frase, sí. También me preguntan, cada tanto, a qué anda. Algunos me preguntan cuánto cuesta, y cuando les digo salen con “nah, para eso me compro una moto china, vieja”. Y sí. Pero esto es otra cosa.

–¿Qué público imagina para esta bicicleta eléctrica?

–Uno que ya tiene auto y quiere comprarse un lujito, un chiche. Claro, tiene que ser de clase media alta. Yo uso un autito más o menos, pero a veces para la ciudad prefiero la bici. Si tengo que hacer un trámite en el microcentro, ponele, agarro la bici y voy cagándome de risa de todos. La tiro en un estacionamiento, me dan un ticket que dice “bici”, hago el trámite, voy, pago un peso veinte. Listo. Ni me agacho para poner un candado.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sandra Cartasso
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.