cash

Domingo, 28 de junio de 2009

LA EVOLUCIóN DEL MERCADO FINANCIERO LOCAL Y LOS GURúES DE LA CITY

Los malos pronósticos

Las estimaciones sombrías sobre la economía no se verificaron. Economistas de la city señalan la mejor situación internacional para minimizar las políticas locales que amortiguaron la crisis.

 Por Alejandro Robba *

Durante los últimos dos meses, el clima financiero local estuvo muy alejado de los sombríos pronósticos que hicieron sobre la economía argentina diversos consultores privados. Vaticinaban que, en un marco signado por la crisis internacional, por un mal manejo de la política económica llevada adelante por las autoridades nacionales y por un clima electoral enrarecido, estaban dadas las condiciones para que se genere una mala performance macroeconómica que impactaría en forma negativa sobre la microeconomía y las distintas variables sociales.

Hasta marzo, los números financieros y del mercado de capitales locales seguían en línea con los vaivenes de los mercados internacionales, y las medidas de las autoridades para atenuar sus efectos todavía no estaban dando los resultados esperados. A partir de allí se comprueba que si abril fue el mes donde se consolidó el mercado cambiario, alejándose los rumores de una maxidevaluación, mayo fue el de la recuperación del mercado financiero y de capitales (25%), en línea también con el brasileño (23%), pero muy por encima del de varios países centrales como el Dow Jones (3%). Estos resultados positivos tienen mayor relevancia si se pondera que fueron alcanzados a 30 días de una elección nacional.

Muchos expertos, consultores y medios económicos intentan explicar que el desacople financiero entre nuestro país y la economía mundial se debe al retorno de los vientos de cola (causas externas), que han determinado que la economía argentina tenga este nuevo veranito financiero. A partir de esto, dejan entrever que el supuesto escenario de crisis interno impactará después de las elecciones, en un marco signado por la incertidumbre de no acontecer un plan de ajuste (maxidevaluación, baja del gasto público, acuerdo con el FMI, entre otras de sus manifestaciones). Al menos, estos actores ya han dejado de lado la posibilidad de catástrofe preelectoral: la solidez del contexto resulta un freno a su credibilidad.

Es cierto que existen mejores expectativas sobre la economía mundial en cuanto a que estaríamos en un piso a partir del cual el repunte sería más próximo a 2009 que a 2010. Pero esto no alcanza para explicar la suba de los bonos argentinos durante mayo y en lo que va de junio, ni la estabilidad cambiaria, ni los buenos niveles de consumo interno y de empleo, salvo que, como sostienen estos especialistas, “el mejor precio de la soja explica todo”. Cabe recordar que los ventajosos precios de las commodities también mejoran los ingresos de otros países, incluso de los exportadores del Primer Mundo, pero sus economías siguen con indicadores que presentan una dinámica menos auspiciosa que la que se presenta a nivel local.

Es momento, entonces, de reconocer que los factores externos influyen, pero también las políticas que se llevan adelante para evitar la internalización de esos efectos. El repunte de los bonos argentinos tiene más que ver con el alejamiento de los escenarios de default que anuncian desde hace meses, a partir de las señales concretas del Gobierno de honrar esos pagos, que con el mayor valor de la soja o la apreciación de las monedas de nuestros socios comerciales. Lo mismo puede decirse de las mejoras en el valor accionario de empresas y –especialmente– de bancos que mantienen en sus carteras bonos argentinos.

Tal vez lo que plantean expertos y consultoras, que piensan que las causales externas condicionan completamente a las internas, no se verifique en la realidad. Los indicadores de consumo, empleo, recaudación y el amesetamiento de las caídas en las actividades productivas implican que el esfuerzo de trabajadores y empresarios, el modelo productivo y las medidas del Gobierno ante la crisis internacional son las acciones más efectivas para resistir el temporal.

Este mejor clima financiero también debería impactar en el corto plazo positivamente sobre las variables reales que todavía continúan retraídas, en especial aquellos sectores más expuestos al comercio internacional

* Economista de Fetyp.

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.