cash

Domingo, 10 de enero de 2010

INTERVENCION NACIONAL EN LAS ECONOMIAS REGIONALES

Los límites de la voluntad

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, reunió a empresarios del empaque y la comercialización de frutas con productores. Consiguió un precio más alto para los chacareros, que recibieron liquidaciones con ajustes de 10 mil a 50 mil dólares cada uno.

 Por Claudio Scaletta

Sobre el reciente fin de año se reunieron, en una oficina del Ministerio de Agricultura, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, con empresarios del empaque y la comercialización de frutas y productores independientes. Como anfitriona asistió la controvertida secretaria de Producción Agropecuaria, Carla Campos Bilbao. La razón del encuentro fue la intervención de Moreno en la comercialización interna del circuito regional: una mediación por los bajos precios que reciben los productores primarios.

El debate comenzó sin circunloquios: “Ustedes –dijo Moreno a los productores– son los que deciden hasta dónde quieren apretar a éstos”, introdujo apuntando con la pera a los empresarios. “Hasta el hueso”, contestó un chacarero haciendo alarde de una decisión que no suele verse en el accionar local, donde la sumisión es la regla. “Bueno, yo voy a llegar hasta el hueso”, replicó el secretario. “Hasta la convocatoria, si es necesario”, matizó esperando el efecto. “¿Y si no nos pagan que hacemos, un juicio?”, preguntó un productor. “No me vengan con giladas”, espetó Moreno. “Lo que va a pasar es que no van a poder trabajar en el Mercado Central, nadie les va a vender insumos y les voy a contar las costillas de los últimos cinco años”, reseñó. “Tiene que quedar claro que en todas las liquidaciones que estén por debajo de los 22 o 23 centavos (de dólar por kilo de fruta entregada a los empaques) tiene razón el productor.” Luego se dirigió a los chacareros: “Hay que trabajar más y joder menos”. “Yo les pongo el Mercado Central y a los supermercados a su disposición. Acá hay que ganar plata sin lloriquear”, completó.

En el circuito frutícola norpatagónico los resultados no se hicieron esperar. Los chacareros recibieron ajustes en las liquidaciones anuales de entre 10 mil y 50 mil dólares cada uno. Si estas cifras se promedian y multiplican por los 3000 productores independientes que existen en la región, se tiene una aproximación a la extracción de renta primaria existente en el circuito. La historia regional carece de antecedentes de una intervención directa que haya atacado de manera inmediata, y en principio efectiva (la intervención no terminó), el núcleo duro del problema: los bajos precios recibidos en la primera venta. Más allá de su peculiar estilo, un poco fuera de los modales tradicionales y algo rudo para el gusto medio, la intervención provocó resultados rápidos y muy concretos. Para quienes conducen el circuito regional, se trató de un desacostumbrado trago áspero y amargo. Quedan claras las causas de por qué el funcionario fue convertido en una “bestia negra” por la prensa interesada.

Una primera lectura muestra a un Estado que se preocupa por los eslabones más vulnerables de la cadena productiva y obtiene resultados rápidos. Pero no todas son rosas. Los resultados se consiguieron porque se pasó por encima de la burocracia estatal, la que todavía no se recupera de los estragos de los ‘90. También son obra de la pura voluntad de un funcionario que sabe que con el actual aparato de Estado es la única manera de conseguirlos. Pero en la virtud están también las limitaciones: la intervención fue rústica y con escasa densidad de permanencia por la carencia técnica y de formación de cuadros técnicos, que es lo fundamental para una política consistente de intervención en el sensible tema de los precios. Esto surge de los resultados conseguidos por el secretario en otras áreas, donde debe seguir renegociando ajustes periódicos.

Volviendo a la Norpatagonia, la intervención deja algunos heridos. No sólo porque algunos empresarios salieron más perjudicados y otros más favorecidos, por ejemplo algunas firmas que adquieren la fruta ya empacada, sino porque el diseño de una hoja de ruta para el futuro de la actividad todavía está en blanco

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Moreno intervino en la fijación de precios en beneficio de los productores primarios de frutas.
Imagen: Bernardino Avila
 
CASH
 indice
  • Nota de tapa
    La amenaza...
    INFORME ESPECIAL Crecimiento y puja distributiva
    Los economistas de la city...
    Por Claudio Scaletta
  • DESARROLLO DEL MICROCREDITO Y EL CRECIMIENTO DEL BANCO POPULAR DE LA BUENA FE
    La economía solidaria
    Por Alejandro Rofman
  • EL IMPACTO EN LA ECONOMIA DEL CALENTAMIENTO GLOBAL
    El cambio climático
    Por Diego Rubinzal
  • DISTRIBUCION DE DIVIDENDOS DE LAS EMPRESAS QUE COTIZAN EN BOLSA
    Repartir ganancias
    Por Cristian Carrillo
  • INTERVENCION NACIONAL EN LAS ECONOMIAS REGIONALES
    Los límites de la voluntad
    Por Claudio Scaletta
  • ENFOQUE
    Tormenta en un vaso de agua
    Por Eric Calcagno
  • FINANZAS
    el buen inversor
  • SUMA CERO
    Suma cero
  • AGRO
    Agro

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.