cash

Domingo, 31 de agosto de 2014

EL TEMOR A UN ALZA DE LA TASA DE INTERéS DE ESTADOS UNIDOS

Fin del dinero barato

Analistas del mercado evalúan que las cifras de crecimiento de la economía estadounidense, con una mejora superior a la esperada, anticipa el fin de ese dinero barato. Riesgo de reversión en el ciclo económico de países en desarrollo.

 Por Cristian Carrillo

El apuro por salir a los mercados para aprovechar la liquidez barata que existe hoy en el mundo implica desconocer el riesgo que enfrentan empresas tomadoras de crédito ante cualquier cambio en la política monetaria de Estados Unidos y Europa. El cercano fin de los estímulos de la Reserva Federal, con un aumento en la tasa de interés rectora para todo el sistema financiero, encarecerá el repago de los préstamos al tiempo que movilizará el flujo de fondos desde las economías en desarrollo hacia los países centrales. Las cifras de crecimiento de la economía norteamericana, con una mejora superior a la esperada por los analistas del mercado, anticipa el fin de ese dinero barato. En el país, ese exceso de liquidez se reflejó en la suba generalizada de casi todos los activos bursátiles durante el primer semestre de este año (bonos, acciones, obligaciones, fideicomisos, commodities, entre otros). Esta semana el ministro de Economía, Axel Kicillof, alertó acerca de que una suba de las tasas de la Fed puede generar problemas del tipo de cambio y reducir el financiamiento global.

“La deuda externa argentina resultó gravemente afectada por el incremento explosivo de la tasa de interés. Fue contraída con una tasa de interés del 6 por ciento anual, y en 1979-1980, por decisión unilateral de la Reserva Federal de los Estados Unidos, esa tasa fue elevada a 16 por ciento, 18 por ciento, y hasta un 19 por ciento anual, por lo cual resultó imposible pagarla”, recuerda el artículo “La Injusticia de la Deuda Externa”, del ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. El doctor Alterini sostuvo que, con las comisiones para la refinanciación de la deuda, la tasa en términos reales de ese momento fue la más alta desde la crisis de los años ’30. Si bien es poco factible que la Fed vuelva a subir en algún momento la tasa a esos niveles, cualquier aumento respecto de los números actuales –entre 0 y 0,25 punto básico– generará un notorio encarecimiento del crédito.

En menos de un lustro el sistema financiero se prepara para el fin de una nueva burbuja. La liquidez inyectada por los principales bancos centrales del mundo para sacar a sus respectivas economías de la recesión y salvar a su banca del desplome iniciado en 2008 inundó de dólares a los mercados emergentes. Hasta la plaza argentina se vio beneficiada a principio de año por fondos del exterior para aprovechar los rendimientos que ofrecen los activos locales.

El último relevamiento de la economía estadounidense dio cuenta esta semana de un repunte en el segundo trimestre con más fuerza de lo que inicialmente se había estimado, impulsado por la demanda doméstica y menos por el reabastecimiento de inventarios de las empresas. El Producto Interno Bruto (PIB) estadounidense se expandió a un ritmo anual de 4,2 por ciento, en lugar del 4,0 que se había calculado anteriormente, informó esta semana su Departamento de Comercio. Este comportamiento de la primera economía del mundo deja atrás la contracción de 2,1 por ciento del primer trimestre del año. La progresión de la demanda interna fue del 3,1 por ciento, la mayor desde mediados de 2010. De confirmarse la tendencia, la Reserva Federal podría empezar a subir los tipos de interés antes de mediados de 2015.

Los análisis de consultoras anticipan que una suba en las tasas de interés de la Fed podría impulsar una corrección de las cotizaciones bursátiles, llevando los precios a los valores precrisis de 2008. Desde el banco Societé Generale sostienen que la burbuja de la renta variable maquilló la deuda neta acumulada en los balances de las compañías estadounidenses. En las economías de América latina se exhibe una desaceleración y mayor inflación, que podría complicarse todavía más con el fin de los estímulos de la Fed. Para Kicillof, el debate actual de los gobiernos pasa por si los países emergentes serán los que sufran el cambio del ciclo económico.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

La Reserva Federal podría empezar a subir los tipos de interés antes de mediados de 2015.
Imagen: EFE
 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.