cash

Domingo, 7 de septiembre de 2014

CRóNICA DEL LANZAMIENTO DEL EXITOSO VEX-1B

Ciencia y soberanía

Argentina es el único país del Hemisferio Sur con esa capacidad y uno de los once del mundo en condiciones de realizar una misión satelital completa, que consiste en la construcción y puesta en órbita de un satélite.

 Por Cecilia Rodríguez *

El pasado viernes 15 de agosto, a las 19.25, se lanzó exitosamente el vehículo experimental VEx-1B desde la localidad bonaerense de Las Pipinas, partido de Punta Indio. Este nuevo ensayo representa un gran avance en el camino hacia el futuro lanzador de satélites íntegramente argentino, Tronador II, que podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilogramos. Científicos y técnicos del Area de Tecnología Espacial del Oetec estuvimos presentes en Las Pipinas durante ese día histórico invitados por el Ministerio de Planificación Federal.

La prueba estaba programada para ocurrir en algún momento entre el mediodía y la tardecita. La expectativa se percibía en el aire durante todo el día en el Centro de Control de Lanzamientos (CCL) de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) en Las Pipinas, el lugar en donde se encuentra ubicado el “Houston” argentino: el CCL desde donde se opera en forma remota la plataforma de lanzamientos (que está ubicada a unos diez kilómetros de Las Pipinas, entre la Ruta 11 y la costa rioplatense). Desde muy temprano, científicos y técnicos de la Conae, funcionarios del Ministerio de Planificación Federal, de la Universidad Nacional de La Plata, del Oetec, personal médico, de bomberos y de Prefectura Naval se apostaron en los alrededores del CCL, a la espera de la tan ansiada prueba. Todo dependía de las condiciones meteorológicas; en especial, de la velocidad del viento. Así que el viento –su velocidad, su intensidad, su caprichoso ir y venir– se convirtió en el segundo tema más frecuente en las conversaciones durante todo el día. El primer tema más frecuente fue, claro, la estrella de la jornada: el vehículo experimental VEx-1B.

El VEx-1B es el segundo vehículo experimental en ser lanzado. Forma parte de una serie de tres a seis lanzadores de experimentación que tiene como objetivo el perfeccionamiento del lanzador satelital Tronador II a partir de 2015. Este vehículo experimental mide 14,5 metros, pesa 2,8 toneladas y puede alcanzar una velocidad máxima de 828 km/h.

Concretamente, se trataba de testear el sistema de propulsión y el sistema de navegación, guiado y control del cohete tanto en el lanzamiento como en vuelo. El VEx-1B es la etapa superior de lo que será el Tronador II, es decir la parte del cohete que llevará en su cofia la carga útil: un satélite de hasta 250 kilogramos.

A partir de los resultados obtenidos en el lanzamiento exitoso del VEx-1B se van a realizar más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente: el VEx-5. Culminada dicha etapa, se pasará al modelo tecnológico del Tronador II y luego al modelo operativo, que es el lanzador satelital que podrá colocar en órbita a 600 kilómetros de altura satélites de hasta 250 kilogramos desde la futura base de Puerto Belgrano, en proximidades de la localidad bonaerense de Bahía Blanca.

A escasas semanas del lanzamiento del Arsat-1 desde el Centro Espacial Guayana (ubicado en la Guayana Francesa), la importancia de esta nueva prueba exitosa se vuelve especialmente intensa: Argentina ha desarrollado la capacidad de diseñar, fabricar y testear satélites de observación de la Tierra y geoestacionarios para telecomunicaciones, de forma íntegra en el territorio nacional y avanza en las pruebas del futuro lanzador de satélites ciento por ciento argentino Tronador II, que permitirá a nuestro país dominar la tecnología de acceso al espacio, profundizándose así el proceso de industrialización en sectores de alto valor agregado y alta tecnología, con la participación de numerosos organismos del Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología y también con la participación de empresas del sector metalúrgico del país.

Como ha señalado el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, “todos estos desarrollos ciento por ciento nacionales nos permitirán realizar solos una misión satelital completa, es decir, la construcción de los satélites y su puesta en órbita, que además nos permitirá poner en órbita satélites de terceros, convirtiendo a la Argentina en el único país del Hemisferio Sur con esa capacidad y uno de los once del mundo”.

Como el CCL es una unidad cerrada y perimetrada con acceso restringido, en el Complejo Municipal de Las Pipinas se dispuso un salón con muchas pantallas para que todos los presentes pudieran presenciar por circuito cerrado de televisión lo que ocurría en el CCL y en la base de lanzamientos distante a 10 kilómetros. A las 19.24, luego de un día cargado de expectativas y arduo trabajo, se inició la cuenta regresiva (y en castellano), considerando lo acostumbrados que estamos a escuchar las cuentas regresivas en inglés, ruso o francés. “Faltan sesenta segundos”, gritó alguien y, de golpe, todo el salón se quedó en silencio. Todos los ojos estaban clavados en las pantallas en las que se veía que unos veinte profesionales, abrazados y casi inmóviles, aguardaban el momento del lanzamiento. Uno de ellos llevaba una bandera argentina envuelta sobre sus hombros. Otro se golpeaba el pecho con la mano abierta para hacerle saber a un compañero que el corazón le galopaba de emoción. A las 19.25 del 15 de agosto se lanzó exitosamente el vehículo experimental VEx-1B, que voló durante 27 segundos alcanzando una altura de 2200 metros a más de 800 km/h. Todo el salón estalló en un grito de alegría. “Gooool”, gritó alguien, y todos y cada uno de los presentes, emocionados, corrieron hasta el CCL en donde los científicos festejaban el éxito, con la tranquilidad y la emoción de haber hecho un trabajo histórico. Allí se escuchaban tonadas de distintas provincias, alguien propuso un fernet para festejar y el camión de los bomberos saludaba con las sirenas. Argentina se encamina hacia el dominio de la tecnología de acceso al espacio. Ya no es una promesa, ahora es un hecho.

* Investigadora del Oetec.

www.oetec.org

Compartir: 

Twitter
 

Argentina ha desarrollado la capacidad de diseñar, fabricar y testear satélites de observación de la Tierra.

tecnología

espacio

-El pasado viernes 15 de agosto, a las 19.25, se lanzó exitosamente el vehículo experimental VEx-1B desde la localidad bonaerense de Las Pipinas, partido de Punta Indio.

-Este nuevo ensayo representa un gran avance en el camino hacia el futuro lanzador de satélites íntegramente argentino, Tronador II, que podrá colocar en órbita satélites de hasta 250 kilogramos.

-Se trataba de testear el sistema de propulsión y el sistema de navegación, guiado y control del cohete tanto en el lanzamiento como en vuelo.

-A partir de los resultados obtenidos en el lanzamiento exitoso del VEx-1B se van a realizar más pruebas hasta pasar a la etapa siguiente:
el VEx-5.

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.