cash

Domingo, 6 de noviembre de 2016

SUMA CASI 20 BILLONES DE DOLARES. DEBATE ACERCA DE UNA REESTRUCTURACION

El peligro de la deuda de EE.UU.

El aumento exponencial de las deudas del Tesoro de Estados Unidos es uno de los elementos que más preocupa a los principales jugadores de la arquitectura financiera internacional.

 Por Hernan Tocco

George Washington fue el primer presidente norteamericano en emitir deuda pública en 1791. Hasta la salida de la presidencia de George Bush en 2009, el endeudamiento de Estados Unidos sumó cerca de 10 billones de dólares. En los últimos dos mandatos de Barack Obama, los pasivos norteamericanos se duplicaron hasta casi los 20 billones de dólares, el equivalente al 109 por ciento del PIB. Los datos surgen de un informe del especialista en finanzas Darío Epstein.

El aumento exponencial de las deudas del Tesoro es uno de los elementos que más preocupa a los principales jugadores de la arquitectura financiera internacional. Las tensiones se incrementaron en las últimas semanas porque el candidato Republicano Donald Trump, que hasta el momento da pelea en las encuestas, dijo que podría llegar a reestructurar la deuda del país.

“En mayo de 2016, el candidato a presidente de los Estados Unidos Donald Trump dijo durante una entrevista en la cadena de noticias CNBC que, si llegaba a la presidencia, reestructuraría la abultada deuda de su país. El mundo financiero, alarmado por sus dichos, comenzó a especular con una posible crisis con la deuda pública norteamericana, aun sabiendo que las elecciones presidenciales se encontraban a seis meses y que Trump todavía no se había convertido en el nominado por el Partido Republicano”, planteó Epstein. El magnate días más tarde y presionado por sus asesores aclaró que no necesariamente iba a reestructurar. La nueva estrategia, menciona Epstein, sería que ante un hipotético caso de que la Reserva Federal subiera las tasas de intereses, Trump le pediría al Tesoro que recompre deuda en circulación a precios descontados para reducir el “alarmante nivel de exposición al mercado de capitales”.

Las estimaciones del Congreso de Estados Unidos indican que, si la deuda sigua subiendo a estos ritmos, la carga de intereses se elevará en unos pocos años del 1,5 a 3,6 por ciento del PIB, el cual en la actualidad asciende a los 18 billones. Si la deuda se sigue duplicando cada 8 años, como pasó entre 2009 y 2016, Epstein dice no habrá otra alternativa que salir a emitir dólares para cumplir con el pago de los intereses y esa política puede provocar una fuerte depreciación de la moneda norteamericana.

“Estados Unidos no puede continuar por este sendero de aumentar exponencialmente la deuda en circulación y exponerse a que el mercado ponga en jaque su economía. Estados Unidos no va a defoltear por el simple motivo de que la deuda está denominada en su propia moneda y, antes de caer en cesación de pagos, imprimiría billetes. ¿Y si pasara? ¿Qué sería del dólar? Algunos países ya experimentaron el efecto de imprimir deuda sin respaldo en forma ilimitada. ¿Tal vez Trump tiene razón y el próximo gobierno debe realizar una compleja administración de pasivos para evitar que en un futuro se vuelva inmanejable?”, alertó el economista dedicado a finanzas.

Los problemas del sobreendeudamiento del mundo ya no son pasados por alto incluso entre los propios organismos de crédito internacional, que en la crisis de 2008 jugaron un rol pasivo asegurando que la economía se encontraba condiciones óptimas. En uno de sus últimos informes técnicos, el Fondo Monetario Internacional alertó que la importante proporción de pasivos sobre el PIB de muchos países del Primer Mundo y el bajo margen de maniobra para hacer política fiscal puede ser uno de los elementos que genera menor crecimiento mundial en los próximos años

Compartir: 

Twitter
 

El candidato republicano Donald Trump dijo que podría llegar a reestructurar la deuda.
 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared