cash

Domingo, 6 de noviembre de 2016

ESCENARIO › OTRA PROMESA INCUMPLIDA

Sin casa propia

 Por Diego Rubinzal

El macrismo continúa acumulando promesas incumplidas en sus primeros diez meses de gobierno. El aumento del desempleo y pobreza, el desplome del consumo y actividad económica, marchan a contramano del contrato electoral. Idéntica situación ocurre en materia de política de viviendas. La plataforma de Cambiemos decía: “Vamos a lanzar un millón de créditos hipotecarios a 30 años con fondos de la Anses. La cuota mensual será parecida a la de un alquiler. Y lo vamos a lanzar el 10 de diciembre, porque creemos que es urgente y no hay razón para esperar ningún día más”.

El crédito financiero al sector privado cayó alrededor del 10 por ciento interanual en términos reales. El retroceso fue aún mayor en el caso de los préstamos hipotecarios (-30 por ciento). Las entidades bancarias continúan destinando la mayor parte de su liquidez a comprar Lebac, divisas y otros activos financieros. Sin perjuicio de eso, los funcionarios se esperanzan con algunos “brotes verdes”. Por ejemplo, sostienen que los créditos hipotecarios pasaron de explicar el 8 por ciento del total de compra de inmuebles al 14 por ciento, en el último año.

Lo cierto es que si se repasan los números no hay demasiado margen para el optimismo. La implementación de diferentes líneas de crédito (préstamos indexados, “Solución Casa Propia”, ‘Nación tu casa’) tuvo un impacto muy limitado. El Banco Central anunció en abril el lanzamiento de los préstamos indexados por Unidades de Vivienda (UVI). El financiamiento otorgado, hasta agosto de 2016, apenas alcanzó los 127,2 millones de pesos.

La floja aceptación de ese instrumento, mientras la inflación se mantiene en niveles elevados, no sorprende. El recelo ciudadano a los mecanismos indexatorios encuentra explicación en la historia argentina. Los más memoriosos recuerdan las nefastas consecuencias de la circular 1050 implementada por la dupla Adolfo Diz (presidente del BCRA) - José Alfredo Martínez de Hoz (ministro de Economía), en la última dictadura cívico militar.

El índice UVI también es utilizado por el relanzado “Procrear” (renombrado como “Solución Casa Propia”). El nuevo programa presenta varias diferencias con el anterior. Entre ellas, el Procrear subsidiaba la tasa de interés y el “Solución Casa Propia” una porción del capital. El resto de la deuda será indexada por la UVI más una tasa de interés del 5 por ciento anual. Los resultados del “cambio” son, en principio, muy perjudiciales para los deudores, como lo demuestra la simulación realizada por ex técnicos del Procrear.

Los supuestos utilizados fueron el otorgamiento de un préstamo de 850.000 pesos (familia con ingreso familiar de 15.000 pesos) en el marco de una inflación descendente: 40 por ciento en el 2016, 25 por ciento (2017), 20 por ciento (2018) y 8 por ciento (2019 en adelante).

Los resultados de esa simulación, aún con esos supuestos optimistas, resultaron considerablemente desfavorables para los deudores. El monto a pagar termina siendo muy superior (3.379.142 pesos) al de la línea anterior (1.767.320 pesos), aún con el descuento de los 300.000 pesos que subsidia por única vez el gobierno nacional.

La línea de préstamos del Banco de la Nación es otro de los instrumentos impulsados por el gobierno. En este caso, la tasa permanece fija en los primeros tres años y luego se ajusta en función al Coeficiente de Variación Salarial (CVS). Las autoridades del BNA informaron el otorgamiento de 3200 préstamos bajo esta modalidad.

Por su parte, la Anses seleccionó a los primeros 25.000 beneficiarios del “Solución Casa Propia”. Los números están muy lejos del millón de préstamos hipotecarios prometidos. La realidad vuelve a mostrarse ajena a los eslóganes electorales

[email protected]

@diegorubinzal

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared