cash

Domingo, 5 de julio de 2015

MITOS ECONOMICOS › EUROZONA, DEUDA Y DEPRESION ECONOMICA

“A Grecia le iría peor”

 Por Andrés Asiain

Una reciente nota del The New York Times compara un escenario de cesación de pagos de la deuda griega con la crisis de la convertibilidad. Un exorbitante endeudamiento externo junto a una economía arruinada por años de política de austeridad son algunas de las similitudes a las que se agregó, en la última semana, el flamante “corralito” griego y la reaparición de Cavallo apoyando a la Troika desde su blog. Sin embargo, los parecidos entre Grecia 2015 y Argentina 2001 terminarían ahí.

De acuerdo al The New York Times, Argentina pudo recuperar el crecimiento económico, cancelar su deuda con el FMI e incluso “sin mucho financiamiento externo andar relativamente bien”, por ser un exportador de materias primas que se benefició del rápido crecimiento de Brasil y China. En cambio, Grecia tiene un magro perfil exportador, depende fuertemente de insumos importados de difícil sustitución, sus empresas están ampliamente endeudadas en euros con bancos del exterior y los ahorros de su población están nominados en la misma moneda. De ahí que “una cesación de pagos sería mucho peor para Grecia de lo que fue para Argentina”.

Empezando por lo último, la Argentina bajo convertibilidad también tenía una amplia porción de los ahorros y de deudas nominadas en moneda extranjera, y muchas empresas endeudadas en el exterior. La “solución” argentina, implicó una pesificación asimétrica que descargó los costos del rescate del sistema bancario y de las empresas con deudas internas en dólares sobre los ahorristas y el Estado, manteniendo el costo de las deudas externas privadas sobre las firmas endeudadas. Los griegos están a tiempo de mejorar la experiencia argentina, evitando algunos de esos costos. En el hipotético caso del renacimiento del dracma, podrían evitar la desvalorización de los ahorros manteniendo su valor en euros (depósitos euro linked) aun cuando no se permita retiros por elevados montos hasta estabilizar el valor de la nueva moneda.

Respecto a la situación patrimonial de las firmas, la continuidad de la recesión impulsada por las políticas de austeridad no es un escenario muy saludable para las finanzas empresariales. Sin embargo, la reintroducción de una nueva moneda podría incrementar el peso de las deudas internas y externas en euros, respecto a sus ingresos en dracmas. A lo hora de evaluar un apoyo financiero público, es conveniente considerar si se trata de empresas locales o extranjeras, exportadoras o que venden al mercado interno, si tienen o no depósitos en el exterior con que cubrir el descalce entre ingresos corrientes y pasivos, entre otras cuestiones.

En materia cambiaria, la estabilización argentina del año 2002 y 2003 no fue producto de un despegue exportador (que comenzó más adelante), sino del alivio que significó dejar de pagar la deuda y el derrumbe de las importaciones que provocó la caída del consumo y la inversión en el marco de la crisis. Al respecto, los datos económicos de Grecia muestran que ya en 2014 tenía superávit en el comercio de bienes y servicios, producto de la merma de las importaciones luego de cinco años de austeridad y derrumbe económico.

Si a ello se le suma el atenuante de dejar de pagar los intereses por vencimiento de deuda, la situación externa griega no parece tan catastrófica, si logra evitar una masiva fuga de capitales frente la inevitable mora en el pago de la deuda. ¿Inevitable?, la respuesta la dio el actual ministro de finanzas griego, Yanis Varoufakis, en su libro El minotauro global: “no hay nada que nuestros orgullosos países puedan hacer más que decir no a las necias políticas cuyo real objetivo es profundizar la depresión”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
CASH
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared