espectaculos

Viernes, 4 de noviembre de 2016

HISTORIETA  › UN HOMENAJE A FIERRO EN LA FACULTAD DE FILOSOFIA Y LETRAS DE LA UBA

“Esta etapa está hecha por los autores”

Así definió Juan Sasturain el presente de la revista en el encuentro convocado por la asociación de graduados Letras Vuelve, en el que participaron varios de los hacedores de sus cuadritos, tanto de esta etapa como de la primera fase.

Diez años de presencia ininterrumpida en los kioscos merecen un festejo. Y un homenaje, también, o varios. Eso recibió la revista Fierro el miércoles en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, en un encuentro organizado por la asociación de graduados de la carrera, Letras Vuelve. La charla contó con la presencia de Juan Sasturain y Lautaro Ortiz, los principales responsables de la publicación, y varios de sus autores más sobresalientes, como Lucas Niine, Gustavo Sala, María Alcobre, Esteban Podettii y El Tomi, recién aterrizado del avión. Moderó el crítico Hernán Martignone y por el público desfilaron varias figuras del ambiente, como el periodista Andrés Accorsi, el dibujante Diego Parés, el editor Diego Rey, la especialista Grisel Pires dos Barros y la académica Laura Vázquez Hutnik, entre otros.

Durante la charla, editores y autores recordaron los vínculos (y la autonomía) entre esta Fierro y la “ochentera”, reflexionaron sobre los modos de hacer y los rasgos de esta etapa, y su impacto en su presente profesional. Sasturain, además, contó cómo rastreó la propiedad de la marca tras la caída de Ediciones de la Urraca, la búsqueda de socios dispuestos a acompañarlo en la aventura y la aparición de Página/12 como contraparte imprescindible para que la publicación suceda (y llegue a los kioscos) cada segundo sábado de mes. “Durante el gobierno anterior siempre salía una publicidad de algún ministerio y las malas lenguas decían que con eso pagábamos todo, pero ahora ya no está la publicidad y la revista sigue, así que tan mal no nos debe ir”, comentó sobre el presente de ventas de la emblemática revista de historietas.

La “nueva” Fierro (si se le puede seguir diciendo así tras diez años y unos cuantos lectores que jamás conocieron la “vieja”) tardó un poco en encontrar su actual identidad. Es que, reconoció Sasturain, para los primeros números convocó a los antiguos colaboradores de la publicación y los autores que estaban bajo su radar. Pero lentamente entró a tallar el radar de Ortiz, que incorporó las voces (o plumines) de la generación empollada en la tibieza de las fotocopiadoras y el fanzine noventoso.

Podetti es uno de esos ejemplares noventosos. Uno que, incluso, se encontró con el regreso de la Fierro cuando ya creía que nadie le pediría otra vez hacer historietas. “En 2006 estaba volcado al guión y la escritura, hacía una tira pero cuando quería y sin presión de publicación”, rememoró. En las páginas pudo delirarse con Los cinco del plumín junto a Diego Parés, mandarse otras historias igualmente delirantes e incluso montar El cartoonero, una columna de artículos sobre historietas inexistentes que pronto verá la luz en un volumen recopilatorio. Un modo divertido, dijo, “de imaginar qué historietas podría hacer yo, pero sin hacerlas”.

A Lucas Nine, hijo del mítico Carlos, la buena nueva lo encontró en una etapa plenamente formativa y –reconoció– hoy no sería el dibujante que es sin haber publicado allí. “La revista me puso a trabajar con entregas y cierta continuidad que era una experiencia novedosa para mí”. Algo parecido le sucedió a Sala, quien considera que en 2006 “tenía hecho poco y suelto”. “No tenía la regularidad de una publicación mensual, pero estar me dio ritmo e ideas”, consideró.

El Tomi y María Alcobre, en tanto, son representantes de la vieja revista que se reincorporaron en la nueva etapa. A ella la publicación le habilitó todo un espacio de búsqueda expresiva que, deslizó, “quizás algún día termine en un libro”. Para él fue una buena nueva incluso antes de su concreción, pues se enteró cuando coincidió con Sasturain en una muestra en Barcelona y empezó a elucubrar lo que luego sería El Desmitificador.

En el proceso, Fierro se (re)convirtió en un referente de la historieta argentina. También, en método autoral y fuente editorial: los historietistas serializan allí trabajos que luego acaban en libro. De hecho, en esta década ya son más de 40 los libros que surgieron de sus páginas, destacó Ortiz, su jefe de redacción. “La Fierro anterior era más programática, manifestaba una vocación de autodefinición, de reivindicación de ciertos valores para diferenciarse de otras revistas”, analizó Sasturain. “Esta etapa la hacen los autores y yo me siento como un portero que los deja pasar a jugar”, contó, y celebró que sea “una revista que no le gusta entera a nadie”. Por ese motivo, consideró, es “bastante representativa” de la historieta argentina. “Nos putean por la bajada como si eso significara que la otra historieta no es argentina, pero está bien, es historieta argentina aunque podría ser de otro lado, pero pertenecemos a quienes aún creen que es mejor el ‘compre nacional’, que nosotros podemos representarnos mejor a nosotros mismos”, justificó.

En este sentido, Podetti ofreció una mirada comparativa entre ambas etapas. La primera, destacó, tenía que ver con la apertura temática propia del regreso de la democracia: nuevas aventuras, algo de sexo. “En esta hay más lucha y reivindicación política”, señaló, algo compartido por Ortiz: “Nos pasó que a medida que recibíamos las propuestas aparecían temas comunes, como la historia o el peronismo”, dijo. Además, insistió, la nueva etapa hace mucho hincapié en el humor. Y, por su carácter de poeta y quizás por el contexto, no pudo evitar una analogía desde la literatura: “En la anterior había una mirada sobre los géneros, hoy los géneros están rotos y esta revista es testimonio de este momento”.

“Cuando la veo los segundos sábados de cada mes, me sigue pareciendo una anomalía”, reflexionó Ortiz. “Es la única revista que vas a tener ahí siempre, que se expone y tiene un espejo de la realidad a través de la imaginación. Que eso se haya logrado por diez años, es una anomalía”.

Compartir: 

Twitter
 

“En la anterior había una mirada sobre los géneros, hoy los géneros están rotos”, dijo Lautaro Ortiz.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.