espectaculos

Lunes, 7 de noviembre de 2016

VIDEOJUEGOS › BALANCE DE LA EXPOSICION DE VIDEOJUEGOS DE ARGENTINA

Mirada al lado de adentro del “gaming”

En el encuentro realizado el viernes y sábado en el Centro Cultural de la Ciencia se presentaron las últimas y las futuras novedades de la producción nacional, que son muy variadas y para todas las plataformas.

Elegir la palabra correcta para escapar de un zombi. Manejar una etapa del rally argentino. Tener un duelo futurista a altas velocidades. Formar un equipo de criaturas fantásticas para enfrentar a un rival. Buscar la luz que falta en el mundo. Recorrer una aventura de Lovecraft. Preparar hamburguesas. Defender el hogar de los niños dispuestos a llenar el porche de tomatazos. Y aprender mucho sobre videojuegos con charlas de desarrolladores internacionales y confesiones de los más destacados de la escena local. Ese es un resumen posible del paso de Página/12 por la segunda edición de la Exposición de Videojuegos de Argentina (EVA), que se realizó viernes y sábado en el Centro Cultural de la Ciencia, y que presenta las últimas y las futuras novedades de la producción gamer nacional.

Y hay de todo y para múltiples plataformas. En este EVA fueron mayoría los juegos para PC y celulares, pero también hubo algunos pensados para jugar en tabletas, con todo el aparataje de un fichín clásico e incluso con casco de realidad virtual. Cada jornada se presentaron alrededor de 30 juegos distintos realizados en el país. Algunos están recién “publicados” (como se dice en la jerga cuando ya están disponibles para su descarga o compra). Otros empezarán a circular en los próximos meses. Y a algunos particularmente ambiciosos les quedan todavía años de desarrollo. Lo de estos días no era la oportunidad de comprarlos, sino de jugarlos y probarlos acompañados por los mismos creadores en la sección EVA Play del evento.

Además de la pata para el público/usuario general, y aun cuando para los desarrolladores el EVA Play también suponía la oportunidad de intercambiar con colegas, muchos de los incipientes profesionales del sector aprovecharon para asistir a charlas y talleres. Desde el exterior llegaron David Pons, Amilton Diesel, Steve Escalante, Jennel Jaquays y Rebecca Heineman, para compartir experiencias. Los realizadores locales ofrecieron talleres en distintos lenguajes de programación, herramientas y facetas de la creación (como el sonido o los gráficos), pero destacó particularmente la serie de charlas “post mortem”, en la que realizadores de juegos que ya están en el mercado analizaron los obstáculos y fallas que tuvieron durante su desarrollo y contaron cómo los solucionaron. Andrés Chilkowski, del Master of Orion (el primer juego argentino clasificado como AAA), por ejemplo, explicó cómo su equipo encontró la solución a la jugabilidad del juego no acelerándolo, como le sugerían desde todos lados, sino ralentizándolo para que el peso de las decisiones estratégicas que toma el jugador sean más visibles y, por eso, más satisfactorias.

A la satisfacción del jugador también se refirió el investigador Diego Golombek al dar su discurso en el acto de cierre de la primera jornada. “Los videojuegos trabajan en las áreas de placer del cerebro, activan los mismos sectores que el chocolate u otras cosas placenteras, por eso está buenísimo que ustedes estén acá, en el C3”, señaló. El cierre del viernes tuvo varios momentos diferenciados. Hubo una radiografía del sector, más presentaciones de juegos destacados y una entrega de premios del primer programa de tutorías de la Asociación Desarrolladores de Videojuegos de Argentina (ADVA). Un equipo de investigadores del Iiess (Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur) del Conicet presentó los resultados de su radiografía a la industria local dedicada a los videojuegos.

El equipo conjunto de investigadores de la Universidad Nacional del Sur y de la Universidad Provincial del Sudoeste relevó a las empresas locales y a partir de una amplia muestra estadística concluyó que la gran mayoría (83 por ciento) están radicadas en el área metropolitana de Buenos Aires, con pequeños porcentajes en Santa Fe y Córdoba, y algunos casos aislados en el resto del país. Son empresas jóvenes, de cinco años en promedio, y la más veterana tiene apenas trece años en funciones. Además, exportan el 95 por ciento de su facturación, que en casi la mitad de los casos es de servicios a grandes empresas (el resto se reparte entre un 26 por ciento para consumidores finales, 13 por ciento para el sector público e igual cifra para pymes).

La otra parte importante del cierre del viernes fue la entrega de premios del programa “Mi primer videojuego publicado”, que desafió a desarrolladores nóveles a presentar sus proyectos para obtener una mentoría de distintos veteranos del área. De los diez proyectos seleccionados, fueron reconocidos cuatro, uno con mención, un segundo puesto y dos compartieron el primero: el cordobés Balancity (una mezcla divertida entre el clásico SimCity y el sofovicheano jenga que por estos días también fue premiado en el Casual Connect de Tel Aviv, Israel) y el ambicioso Obey Me, todavía en desarrollo. En resumen: una gran cantidad de juegos buenos y nuevos en busca de gamers entusiastas. Habrá que ver, en el EVA del próximo año, si ese 5 por ciento de consumo local se amplía y los incluye.

Compartir: 

Twitter
 

En la sección EVA Play se podía probar juegos en desarrollo acompañado de los creadores.
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared