espectaculos

Domingo, 3 de agosto de 2008

MUSICA

Nacionalismo sin vinchas

En su libro La vida y la libertad. Seis estampas de Buenaventura Luna sobre la emancipación de su pueblo, Carlos Semorile cita un reportaje publicado en Noticias Gráficas el 18 de agosto de 1949, cuando Luna promocionaba su nuevo conjunto, Los Manseros del Tulum. El texto resulta ilustrativo sobre el contexto en el que se movió el folklorista en la Capital: “Una forma de civilización puede derrumbarse y se derrumba, pero la cultura no. A la larga el hombre siente la necesidad de buscarse en lo nacional, en sus cantares y en sus coplas. Es lo que está ocurriendo en Buenos Aires. Los provincianos han dejado de ser provincianos vergonzantes y se han animado a entonar las canciones del terruño en todos los puntos de la gran capital. Se ha llegado al desencanto ante lo foráneo, que abrumaba. ¡Y cómo abrumaba...! Hemos llegado al verdadero nacionalismo, sin vinchas ni divisas, que se soñaba desde la época de la Organización”. En el mismo subsuelo de la confitería lujosa encuentran confirmación las palabras de Luna. Rubias porteñas bailan zambas y chacareras. Y muchas de ellas –pese a que son rubias por “convicción”– revelan en su movimiento notable sensibilidad ante la música de lejanas tierras argentinas que nunca probablemente han visitado.

“El 1º de octubre de 1937, el director artístico de Radio El Mundo, Pablo Osvaldo Valle, los puso ante el micrófono para que difundieran los sones nativos. Voces argentinas y guitarras argentinas, con el acento criollo y ‘entrador’ de Buenaventura Luna, que mucho sabían de las estridencias del ‘jazz’ y de las cadencias de la ‘rumba’, pero que realmente nunca habían gustado de lo auténticamente nativo. ¿Milagro? No. Era algo más simple: a la Capital Federal llegaba por primera vez un conjunto de folkloristas. Y el acento ‘entrador’ de Buenaventura Luna, esa voz que traducía emociones de los valles, sierras y quebradas, llegó al alma adormecida pero no muerta del despreocupado porteño que había llegado a no creer en la música nacional, cansado de escuchar a las pobres interpretaciones de quienes, con mucha audacia, encararon el canto nativo.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
CULTURA Y ESPECTACULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.