futuro

Sábado, 20 de agosto de 2011

ECOLOGIA Y CONSERVACION DE ESPECIES

Doce millones de murciélagos

La Argentina tuvo la colonia más grande de Sudamérica de la especie de murciélagos Tadarida brasiliensis, popularmente llamados murciélagos “cola de ratón”. Eran 12 millones de estos pequeños quirópteros que habitaban en el interior del murallón de la represa de Escaba, en el sur tucumano, cerca del límite con la provincia de Catamarca.

 Por Guillermo Goldes

Esta especie de murciélagos, los “cola de ratón”, se alimenta exclusivamente de insectos, y no de sangre o de frutas, como otras. Cada noche, cuando los adultos emergían de los vanos de la presa en los cuales dormían colgados durante el día, consumían más de 5 toneladas de insectos. La colonia, además de ser una maravilla natural, de mantener a raya insectos dañinos para la agricultura y de constituir un potencial turístico, brindaba una oportunidad única para la investigación científica sobre sus características y hábitos. La tarea de investigación había recién comenzado de la mano del biólogo Rubén Bárquez, especialista en murciélagos del Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán.

Había comenzado porque, en 2002, la colonia fue “reubicada” para liberar los espacios internos de la presa, sin demasiados estudios previos y sin contemplaciones. Se trató en realidad de una expulsión forzosa y cruenta, que utilizó quemadores de naftalina, reflectores y sirenas que desorientaban a los animales, que se guían por un sofisticado sistema de eco-locación por ultrasonido. Millares de cuerpos inertes desparramados por el piso testimoniaron en su momento la eficacia de esta supuesta mudanza, que tenía otra particularidad: no se había previsto hacia dónde se mudarían los animales, sólo parecía importar que abandonaran la entraña del dique a cualquier precio.

EN DEFENSA DE LOS “REUBICADOS”

La expulsión tuvo lugar a pesar de que la colonia había sido declarada “monumento natural” por la ley provincial Nº 7058/01 y quedara, en los papeles, protegida. Esa ley también establece que está prohibida “cualquier modificación del medio en el que se desenvuelven” los murciélagos. Una medida de conservación sin precedentes hasta ese momento en la Argentina, pero que resultó ineficaz por la falta de voluntad política de aplicarla. A su vez, Tadarida brasiliensis es una especie incluida en la Convención sobre Conservación de Especies Migratorias de Animales Silvestres, a la cual Argentina adhirió en 1991.

¿Cómo son los ejemplares de Tadarida brasiliensis? Su cuerpo es pequeño y pardo oscuro, de unos 10 cm de longitud y unos 15 gramos. Sus alas son membranosas y se extienden unos 30 cm. Con un peso tan bajo y una envergadura de alas generosa, son sumamente ágiles en vuelo. Se ha comprobado que estos mamíferos son migratorios: pueden desplazarse estacionalmente hasta 1500 km. Una colonia como la que existía en Escaba al sur de Tucumán, de unos 12 millones de individuos, tendría un peso total aproximado de unas 180 toneladas, distribuidos en –colgados de– una superficie de más de mil metros cuadrados. Esa carga podría traer inconvenientes para el techo de una vivienda, pero ninguno para la estructura de un gran dique: a 70 metros de profundidad bajo el agua, la presión hidrostática que la estructura soporta equivale a 70 toneladas por cada metro cuadrado de superficie. Está diseñada para soportarla.

En opinión de la bióloga Daniela Miotti, del Programa de Investigación de Biodiversidad Argentina (Pidba), todo el proceso fue realizado con una premura injustificable dado el valor científico de la colonia, y constituye un ejemplo de lo que sucede cuando la opinión de los científicos no es escuchada. “La empresa que explota la presa podría haberse unido a la idea de conservación de los murciélagos sin haber puesto en ningún riesgo la salud de sus operarios o la integridad de la presa. Podría haber volcado a la opinión pública a su favor en este tema. Podría incluso haber obtenido un rédito económico de la colonia sin destruirla, ya que el guano de murciélago es rico en nitrógeno y es uno de los mejores fertilizantes naturales. En otros países se comercializa muy bien. Pero nada de eso ocurrió porque faltó una visión sistémica, y entonces se produjo un daño enorme a toda la comunidad. Un daño ambiental afecta a todo el sistema. Conozco un solo caso en el mundo en que se produjo una relocalización verdadera, en España, pero para ello se construyó una caverna artificial”, agrega.

TURISMO Y EDUCACION

“Este fue uno de los motivos por los que en 2007 creamos el Programa de Conservación de Murciélagos de Argentina (www. pcma.com.ar), asociado a la Red Latinoamericana para la Conservación de Murciélagos (Realcom). Desde allí trabajamos para preservar, sobre todo desde lo educativo. Tratamos de que la gente comprenda el rol que los murciélagos tienen para mantener los equilibrios naturales. Trabajamos mucho con chicos, y también para que los mayores comprendan que los murciélagos son importantes y no dañinos, más allá de la aprensión que a veces generan. Y tenemos éxito.” En otros lugares, la gente convive bien con los murciélagos: en Austin, Texas, la colonia de más de un millón y medio de Tadarida que pasa allí sus veranos, atrae cada año 100 mil visitantes. Por eso es celosamente cuidada por los habitantes de la ciudad.

En Escaba, hoy sigue habiendo carteles informativos sobre la colonia, sobre su magnitud e importancia, sin reparar en que la misma ya no existe como tal. Muchas páginas de turismo en la provincia de Tucumán, así como de numerosas agencias de viajes, continúan resaltando el atractivo que constituye esa agrupación “de 12 millones de murciélagos” alojada en los vanos del vertedero. No explican que la colonia fue diezmada y dispersada o, en términos políticamente más correctos, “reubicada” sin saberse dónde. Se promociona un atractivo que fue destruido.

Si uno llega al mirador de Escaba para contemplar el singular espectáculo de millones de quirópteros emergiendo de las profundidades del dique y oscureciendo el cielo, debe saber que los protagonistas de ese drama cotidiano ya no están allí.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa
    La reforma digital
    PHILOSOPHICAL TRANSACTIONS DE LA ROYAL SOCIETY: NEWTON, HOOKE, DARWIN Y LA LIBRE CIRCULACION DE...
    Por Esteban Magnani
  • ECOLOGIA Y CONSERVACION DE ESPECIES
    Doce millones de murciélagos
    Por Guillermo Goldes

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared