futuro

Sábado, 8 de junio de 2002

NOVEDADES EN CIENCIA › NOVEDADES EN CIENCIA

El Heli-avion

NewScientist

Desde que se estrenó el famoso Harrier, hace ya cuatro décadas, la industria aeronáutica mundial no ha conseguido construir ningún otro avión de despegue vertical realmente eficaz. Pero parece que las cosas están por cambiar: la Boeing acaba de anunciar que muy pronto pondrá a prueba un prototipo de una especie de avión helicóptero ultramoderno. La clave de esta novedosa máquina voladora es una hélice que actúa como ala fija luego de despegar.
El Canard Rotor Wing (CRW), tal como se conoce a este “heli-avión”, es el resultado de una larga serie de desarrollos, ensayos y errores por parte de científicos e ingenieros de la empresa aérea Boeing, que han contado con la colaboración de la NASA y de la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa del Pentágono norteamericano (que aportó la mitad de los 24 millones de dólares que, hasta ahora, se han gastado en el proyecto). Lo concreto es que, tal como informa la revista inglesa New Scientist, en apenas unas semanas se realizará un ensayo, sin tripulación, con un prototipo del CRW. La máquina, que es una versión más chica de lo que sería el modelo final, mide 5 metros de largo, casi 2 de alto y su hélice-ala tiene una envergadura de 3,6 metros.
Ahora bien: ¿cómo funcionará? Para despegar, el CRW simplemente utilizará su extraña hélice. Pero una vez en el aire, y en una rápida y precisa maniobra, esa hélice se detiene y toma una posición fina, a modo de ala. En ese mismo momento, la nave se inclina ligeramente hacia adelante, y comienza a ganar velocidad impulsada por una turbina. Según los ingenieros de Boeing, el modelo definitivo podría alcanzar una velocidad de 600 o 700 km/hora, medianamente respetable para un avión, pero absolutamente impresionante para un helicóptero. Según Wally Acree, un ingeniero aeroespacial del Ames Research Center de la NASA, el prototipo ya pasó con éxito las pruebas realizadas en el túnel de viento. Y es muy probable que, una vez listo, tengo mucho mayor autonomía de vuelo que el famoso Harrier británico, un avión que, para alimentar sus turbinas de despegue y aterrizaje vertical, consume muchísimo combustible.
Todo indica que la versión final de este engendro volador será bastante más grande que el prototipo que está a punto de estrenarse. Y su tripulación será de una o dos personas. Más allá del notable desarrollo tecnológico, uno bien podría preguntarse sobre la utilidad del CRW: en principio, parece estar destinado a rescates en sitios aislados, operaciones de patrullaje y seguridad en las ciudades, enlace de comunicaciones, y, no podía ser de otra manera, usos militares varios, como apoyo aéreo táctico o misiones de reconocimiento. Por último, una curiosidad: oficialmente, el “heli-avión” lleva el nombre de Boeing X-50 A, una etiqueta que podría parecer un tanto caprichosa, pero no lo es. Steve Bass, gerente del proyecto, lo explica: “es un nombre ideal teniendo en cuenta el concepto del CRW: 50% helicóptero y 50% avión”.

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.