futuro

Sábado, 6 de agosto de 2005

FINAL DE JUEGO

Donde el Comisario Inspector y Kuhn reflexionan sobre Hiroshima y la responsabilidad científica

 Por Leonardo Moledo

–Bueno –dijo el Comisario Inspector–. Hoy es seis de agosto, y hay un solo tema del que se puede hablar: Hiroshima.

–Así es –dijo Kuhn–. Uno de los puntos sobresalientes del siglo.

–Sigue y seguirá habiendo una polémica al respecto, y no veo que se digan nuevas cosas –dijo el Comisario Inspector–. Siempre se habla de la responsabilidad de los científicos, pero rara vez se dice que hacer la bomba era una necesidad imperiosa, cuando el Proyecto Manhattan se inició. Se corría el peligro de que los alemanes la tuvieran, y una bomba atómica en manos de Hitler no era poca cosa.

–También se suele hablar poco del general Groves, el imbécil que dirigió el proyecto, un antisemita y anticomunista rabioso –dijo Kuhn– y los problemas que les creó a muchos de los científicos, que eran judíos, como por ejemplo Szilard.

–Sin embargo, hay una responsabilidad directa de los científicos como Oppenheimer y Fermi, que firmaron el acuerdo para que la bomba se tirara sobre Hiroshima, mientras que Szilard hacía circular un petitorio para que la bomba no se tirara.

–En fin –dijo el Comisario Inspector– seguiremos discutiendo y discutiendo, porque quizás en este tipo de cosas se juega no el resultado de la razón, sino el de las naturaleza humana.

–En su carta, Claudio Sánchez propone un enigma, que podemos trasladar a nuestros lectores –dijo Kuhn.

–Me parece bien –dijo el Comisario Inspector.

¿Qué piensan nuestros lectores? ¿Qué piensan de la responsabilidad de los científicos en Hiroshima? ¿Y del caracol de Claudio Sánchez?

Correo de lectores

La campana de Gauss

No todos los seres humanos tenemos el mismo nivel mental. La mayoría, como suele suceder en la campana, estamos cerca del centro. En el extremo de los más están Sócrates, Descartes, Galileo, Kant. Y en el extremo de los menos, ¿el curador de embriones?

Roberto Fedorovsky

El arbol y el caracol

A ver qué les parece este acertijo: un árbol tiene cuatro metros de altura. Justo en la mitad, hay una manzana. Un caracol comienza a trepar desde la base, rumbo a la manzana. El caracol sube un metro durante el día, pero el árbol duplica su altura durante la noche. ¿Qué distancia separa al caracol de la manzana al amanecer del milésimo día?

Claudio H. Sánchez

Compartir: 

Twitter
 

 
FUTURO
 indice
  • Nota de tapa> A sesenta años de Hiroshima
    El horror, el horror
    Sesenta años después de Hiroshima y Nagasaki, no está claro cuál fue la responsabilidad de...
    Por Pablo Capanna
  • ASTRONOMIA: LA PARADOJA DEL “PLANETA X”
    La décima roca desde el sol
    Por Mariano Ribas
  • FINAL DE JUEGO
    Final de juego
    Por Leonardo Moledo
  • LIBROS Y PUBLICACIONES
    Libros y publicaciones
    Por Federico Kukso

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.