las12

Viernes, 28 de agosto de 2015

MONDO FISHION

Dame más chola

 Por Victoria Lescano

La diseñadora Araceli Pourcel predicó el nuevo folk en el circuito de la moda de comienzos de 2000 valiéndose de patchworks y de tramas con cintas, cuero, bordados y crochet aplicados a investigaciones sobre la silueta de las mujeres latinoamericanas. Desde la colección Atardecer –invierno 2001– recreó figuras y tonalidades del norte argentinos: en Baf Week acostumbró disponer fragmentos de textiles de factura propia en los asientos de la primera fila, así como exigió la incorporación de las modelos más bajas de las agencias para la pasarela, a las que atiborró con superposición de cuatro enaguas, a la usanza de las cholas. También matizó la labor de diseñadora de autor con la de jefa de producto en una firma de la industria de las carteras de cuero-Lázaro. Y cuando en 2008 abrió un local en la calle Arévalo recurrió a un artefacto perchero con biblioteca. Sí, los trajes de día y de noche se exhibían junto a doscientos libros seleccionados con igual criterio preciosista y hasta invitó a lxs vecinxs de la tienda a sumarse a un club de lectores. Hoy está alejada de las pasarelas pero abocada con igual frenesí a “Casa Textil”, un espacio que rescata técnicas artesanales con una mirada contemporánea. En sus grillas y cuadrículas hay seminarios para combinar encajes, forjar bordados, estampar, trazar patchworks, procesar el fieltro y muchos otros artilugios que Pourcel y un grupo de expertas enseñan para contribuir al desarrollo textil de diversos artistas y diseñadores. De ahí que resultó muy acertado que sus obras textiles, junto con las de ocho participantes a sus talleres, abrigasen las paredes del Espacio Enjambre durante un festival consagrado a experimentaciones vinculadas con la escritura realizado entre el 21 y el 23 de agosto. Con la consigna “Leer textil” se colgaron camisas y antiguas batitas de bebé con bordados de canciones de cuna, papeles bordados con lúrex, textiles oxidados con manchas de limón que contenían leyendas –citando la modalidad de escribir mensajes secretos que luego pueden ser decodificados con el calor de una vela–. Una maqueta-construcción de fieltro con formato de torre devino escenario de un policial y pequeñas esculturas de lana; tales fueron las premisas de Dina Strauss, Tere Richard, Dolores Franza, Rosa Woudwyck, Carmen Sánchez y Marina Tesh. Mientras que junto a su kilt con flores en rosa Dior, Dolores Navarro Ocampo (eximia productora de ciclos de moda y editora de publicaciones sobre estilo y diseño) no vaciló en manifestar junto a su pieza textil en base a reciclajes y dedicada a su nieta: “Creo que el mundo no necesita más cosas. Ni más objetos, ni más muebles, ni más adornos. Y a pesar de mi amor por el arte, el diseño y la moda. Esta pieza nº 3 pertenece al proyecto Señorita Alcira, que de a poco va tomando forma. Son obras que bordo, coso, aplico y diseño sin jamás comprar nada. Géneros heredados, con el paso del tiempo, retazos donados, partes de prendas que cumplirán una nueva función, puntillas, hilos, lanas”. Del imaginario de Pourcel no asomaron ropas ni bordados, sino hilados y textiles por termofusión para evocar los colores de la infancia y los juguetes: el resultado pareció homenajear a los Pequeños Ponies y a Las Princesas en versión tan punk como romántica. Previamente a entablar una conversación online sobre alquimia textil con la artista boliviana Sandra De Berduccy, Araceli Pourcel señaló: “Todo el mundo sabe bordar y tejer, pero no mucha gente sabe cómo generar una pieza con esos recursos, mi trabajo actual consiste en aportar las herramientas para construirlas. Las piezas que se exhiben respondieron a la premisa de asociar a los textiles con la escritura”.

Más info: aracelipourcel.blogspot.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.