las12

Viernes, 12 de agosto de 2016

ESCENAS

Cuerda floja

Una dramaturgia que se vale de la música y de una comicidad que remeda al cine de mudo en una sinfonía argumental para tres actrices.

 Por Alejandra Varela

Existe una gestualidad en el modo de ejecutar un instrumento que sabe entenderse a la perfección con el teatro. El cuerpo pide involucrarse por completo y algo comienza a ocurrir entre las concertistas. Se reconocen marcadas por las mismas letras rojas que anuncian el despido. La música no es un territorio neutro y ellas se harán visibles como personajes.

Los instrumentos parecen seres animados en The Funamviolistas. Las cuerdas hablan y soportan las contradicciones de sus intérpretes que dialogan con esas sonoridades virtuosas y al mismo tiempo deformadas con una intencionalidad dramatúrgica para que allí ocurra algo más. Conocen su oficio pero no se limitan a detonar la alegría de su arte frente a la malaria social que en ellas, en sus bríos, siempre aparece revuelta en los colores de sus graves y agudos.

La vida entera tiene el lenguaje de las partituras aprendidas. Ellas no pueden hacer otra cosa, la realidad es una música constante que asimilan y traducen para manifestar su bronca, su capacidad inquebrantable de transformar aquello que se presenta como determinante.

Imaginan y sus cuerpos son materias expresivas, resonadores de comicidades. En The Funamviolistas lo abstracto se vuelve textura de risa. El conflicto que las une, la certeza de estar en la calle, les pinta caracteres chaplinescos. Al drama social responden con sus cuerdas pero hay una desobediencia en los cuerpos, un llevar al extremo los modos de tocar que construyen una escritura mucho más extravagante, díscola, que funciona como lazo con el público.

Son corporalidades volcadas hacia una exterioridad del instrumento. Actitudes que quieren conquistar otras escenas, por eso el movimiento, por eso Lila Horovitz hace del contrabajo una estructura que sacude y voltea. No hay sacralidad sino usos desvariados pero siempre certeros al momento de contar, de llevarlos a decir lo que en otras manos sería una prudente ejecución.

El repertorio no asombra pero ellas lo conjuran. Obligan a esas sonoridades a entrar en una réplica donde lo visual funciona como interferencia o como tensión. Tocar el violín es para Sarai Pintado algo similar a alentar revoluciones. No sólo porque la chica parece contener todos los registros del mundo y llamarlos cuando quiere para que le obedezcan fascinados, sino porque su temperamento proyecta en el aire cada vez que hace frotar sus cuerdas.

Todos los recursos funcionan como materia narrativa. En este trabajo de síntesis, que la palabra esté excluida, permite explorar en las posibilidades dramaturgias de la música y de una comicidad compenetrada con el cine mudo pero incorporadas a un enredo argumental que las tres interpretes jamás abandonan. The Funamviolistas es también un modo de pensar el drama social desde otros soportes y llevarlo al plano de lo espectacular. Si en Mayte Olmedilla el histrionismo se mezcla con un canto que no desestima ninguna tonalidad actoral, eso permite sospechar que del hundimiento y del despojo se sale con una implacable capacidad de inventiva.

Cuando las tres se miran al comienzo, mientras tocan cada una por su lado y se identifican como pares, también se animan y se sonríen porque saben que esos cuerpos nunca van a detenerse. La danza, registro que las tres demuestran conocer ,está allí para discutir la idea de sujetos dóciles, para quitarle subordinación a cualquier acto cotidiano y proponer una impronta inquieta donde lo colectivo no alienta una política simple ni venturosa, solo abre una condición desconocida a la que habrá que lanzarse con la propia música.

The Funamviolistas, dirigida por Rafael Ruiz, con la interpretación de Sarai Pintado, Lila Horovitz y Mayte Olmedilla se presenta los viernes 12 y 26, los sábados 13 y 27 de agosto a las 23 horas y el martes 23 de agosto a las 21 horas en Maipo Kabaret.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared