las12

Viernes, 10 de febrero de 2006

INTERNACIONALES

Equilibrio y paciencia

Empezó a trabajar a los 13, haciendo tareas domésticas a cambio de techo y comida, aunque fue despedida al reclamar su salario. Desde entonces la actual ministra de Justicia de Bolivia, Casimira Rodríguez Romero, se ha dedicado a luchar por los derechos de trabajadoras como ella. Su primer desafío en la gestión, dice, será combinar las prácticas
ancestrales con la Justicia ordinaria.

 Por Gimena Fuertes

Su voz es humilde pero firme. Los rastros de su dulce quechua natal atraviesan sus palabras, sus sentimientos y su lucha. Casimira Rodríguez Romero es la nueva ministra de Justicia de Bolivia y sostiene que llegó a ese puesto gracias a “la perseverancia en la lucha en defensa del gremio de las Trabajadoras de Hogar”, que fundó junto con sus compañeras, cansadas de “la discriminación y la explotación”.

Casimira se identifica como indígena y trabajadora de hogar. La denominación de trabajadora doméstica no le gusta porque dice que “domésticos son los animales”. Desde su puesto se propone defender “los derechos de las personas que tienen menos posibilidades y recursos”.

La vida de Casimira Rodríguez Romero acaba de cambiar. Para asumir en el ministerio se tuvo que mudar a La Paz y ahora vive “en forma comunitaria” junto a sus compañeras del sindicato. Si bien reconoce estar sorprendida de estar en ese alto puesto gubernamental, esta sindicalista se sostiene en el aprendizaje de las distintas experiencias de lucha.

Nació en Mizque, Cochabamba. “Eramos una familia pobre, de tres hermanos y tres hermanas. Recuerdo que mi madre nos crió con mucho amor”, cuenta.

A los trece años empezó su vida laboral como trabajadora de hogar a cambio de una habitación y comida, pero sin salario. La primera injusticia la sufrió al reclamar su sueldo a su patrona, quien la denunció por robo para poder echarla.

Después siguió trabajando en casas de otras familias alrededor de 16 horas por día. Los domingos, Casimira y otras trabajadoras de hogar tenían tres horas libres a la tarde. Entonces, aprovecharon para juntarse en una parroquia y empezar a hablar de sus experiencias y analizar cómo organizarse.

Las “trabajadoras de hogar” no tenían una ley que las reconociera como tal. Y ellas sabían que tenían derecho a tener contrato, salario, vacaciones y aguinaldo.

En 1993 llevaron a cabo el primer Congreso Nacional de Trabajadoras de Hogar. Elaboraron un proyecto de ley y lo presentaron ante el Congreso. En 1996, Casimira Rodríguez asumió como secretaria ejecutiva del sindicato y desde allí coordinó la organización de las trabajadoras de varios departamentos de Bolivia. Recién en 2003 lograron que se promulgara la ley que regula su actividad. En el medio, estas trabajadoras sufrieron ataques de la prensa y de los diputados, pero el objetivo era claro y la lucha inclaudicable.

En diálogo con Las/12, la ministra asegura que el gobierno de Evo Morales significa el “renacimiento de la esperanza para el pueblo boliviano” y remarca su “firme compromiso de no defraudar”.

También, de paso, aprovecha para enviar “saludos especiales a las trabajadoras de hogar argentinas de Catamarca, Córdoba y Buenos Aires por luchar”, a quienes conoció en distintos encuentros sindicales.

¿Cuáles son los principales objetivos para su gestión frente al ministerio?

–El compromiso como ministra que me han encomendado es la difícil tarea de luchar contra la corrupción y mantener la transparencia. Es un desafío recuperar la confianza del pueblo boliviano para que pueda creer que se pueden manejar y administrar nuestros recursos con transparencia. Asimismo implementaremos políticas de defensa pública y de derechos humanos. Vamos a vigilar el cumplimiento de los derechos de las personas que tienen menos posibilidades y recursos. Las dos líneas de acción que implementaremos desde el ministerio serán la justicia comunitaria y la justicia ordinaria, que pertenecen a diferentes ámbitos. La justicia comunitaria es la que nos enseñaron nuestros ancestros. Siempre hemos desempeñado la justicia según costumbres ancestrales, sin apelar a las normas. En cuanto a la justicia ordinaria, es un objetivo que los procesos no sean tan retardados, porque hasta ahora la gente pobre siempre tenía que esperar para que se hiciera justicia.

¿Por qué cree que Evo Morales la eligió para ese puesto?

–Humildemente, creo que por la trayectoria de lucha que llevo desde hace 18 años en defensa del gremio de Mujeres Trabajadoras de Hogar. Fueron muchos procesos de confrontación, con diferentes problemas. Me ha tocado decir lo que pienso y siento y lo que es justo para defender nuestros derechos. Creo que he sabido tener equilibrio y paciencia para lograr una ley que regule nuestra actividad y que tardó 12 años para ser tratada en el Parlamento. Fue la perseverancia más que todo lo que nos ha permitido a todas lograr la ley.

¿Cuál fue el principal motivo que la llevó a organizarse y armar un sindicato con sus compañeras?

–Lo que nos llevó a organizarnos fue la situación que se vive como trabajadora de hogar. La injusticia, la discriminación, el desamparo. Era necesario juntarnos, analizar nuestra situación, ver las posibilidades de mejorar el trato laboral, estar juntas. Estar sola es complicado ante el desamparo y la explotación que sufrimos como mujeres migrantes indígenas y campesinas.

¿Cuáles fueron sus principales logros desde el sindicato?

–Uno de los logros más importantes fue la obtención de los derechos laborales del gremio. Porque además de la ley de regulación del trabajo asalariado del hogar, lo importante fue haber podido visibilizar el movimiento de estas trabajadoras, hacer ver públicamente lo que siempre había sido tapado. Hemos sacado nuestra lucha a la luz.

¿Cuáles fueron las reacciones de las clases altas durante la lucha de las trabajadoras de hogar?

–Tuvieron las peores actitudes. No querían perder los privilegios. Pretendían mantener las condiciones de servidumbre, seguir violando los derechos de las mujeres migrantes. Hubo mucha resistencia a pesar de que ya teníamos la ley desde 2003. Hubo una actitud muy fuerte de no cumplir los derechos que nos corresponden. Todavía hay un sentimiento y un pensamiento colonialista muy fuerte. Ellos creen que hay mujeres que no deben reclamar y exigir como seres humanos. La propia experiencia de lucha nos enseña a aplicar la promoción de la ley y a afianzarla desde estos espacios institucionales.

¿Se imaginó alguna vez estar en el puesto en el que se encuentra ahora?

–Nunca. Es un sueño haber llegado a este espacio. También es una sorpresa, y un desafío a cada día, cada minuto. Vengo de una familia humilde, pobre, en la que me dieron mucho cariño y amor. He recibido mucho en la niñez, y por eso pude aprender a escuchar a mis hermanas y hermanos bolivianos que vienen buscando justicia, vienen a hacerse escuchar en este ministerio.

Compartir: 

Twitter
 

Desde el ministerio implementaremos dos líneas de
acción: la justicia comunitaria y la justicia ordinaria, que pertenecen a diferentes ámbitos. La comunitaria es la que nos enseñaron nuestros ancestros. La ordinaria tiene que agilizarse para no desplazar a los pobres.
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared