las12

Viernes, 18 de septiembre de 2009

[IN CORPORE]

En Argentina mueren 1600 mujeres por cáncer de cuello de útero

En Argentina, cada año se diagnostican 3000 nuevos casos de cáncer de cuello de útero y, aproximadamente, 1600 mujeres mueren a causa de esta enfermedad que es prevenible y curable. Pero esta inseguridad sanitaria no es tenida en cuenta como una prioridad a resolver. En los últimos treinta años no hubo logros significativos en el descenso de la mortalidad de este mal que afecta a las mujeres y, muy especialmente, a las más pobres y con menos acceso a los servicios de salud y a los controles de rutina, según un informe del “Proyecto para el mejoramiento del Programa Nacional para la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino en Argentina”, de la Organización Mundial de la Salud.

Para intentar concientizar sobre este mal y ponerlo en la agenda de la deuda de la salud pública con las mujeres, Unicef acompañó la maratón que realizaron más de 500 chicos/as wichí contra el cáncer de cuello uterino que se realizó el 26 de agosto en la Misión Chaqueña, de Salta, donde en el último año murieron, al menos, cinco mujeres de cáncer de cuello de útero. La maratón fue organizada por la Fundación Siwok, con el apoyo de Unicef Argentina y el Ministerio de Salud de la Nación, a través del Programa Nacional y Provincial de Prevención de Cáncer Cérvico-Uterino. La intención fue utilizar una estrategia innovadora de promoción de la salud y de los derechos humanos en las comunidades indígenas para incentivar a las mujeres a realizarse un Papanicolaou (PAP), que detecta la enfermedad antes de que se convierta en un tumor. Salta es la segunda provincia del país que registra más muertes por este tipo de cáncer: según cifras oficiales, 80 mujeres mueren cada año por esta causa y, como la mayoría de ellas son madres, dejan huérfanos a alrededor de 240 niños y niñas.

Si bien el PAP es un estudio gratuito que todas las mujeres tienen derecho a exigir, la mayoría de las wichí no lo sabe y, en consecuencia, no lo reclama. Tampoco son atendidas teniendo en cuenta sus pautas culturales, ya que a la mayoría de ellas les da vergüenza ser atendidas por profesionales varones y, por esa causa, prefieren dejar de lado la consulta ginecológica.

Las repetidas muertas en la Misión Chaqueña, de Salta (entre ellas, Nélida Palacios, una de las mujeres más activas de la comunidad, la hija del pastor del pueblo, Eliana Rojas y la esposa del artesano Elías Vaca) alarmó a los líderes wichí, quienes pudieron contactarse con las autoridades sanitarias para promover la realización del PAP en la comunidad, con el lema “Mujer hacete un PAP” o, en su lengua de verdad, “PAP hape m’ak ta atsina matche ta isej”.

Pero las cinco mujeres que perdieron la vida por falta de prevención no son las únicas. Muchas mujeres wichí no llegan al hospital y mueren en sus casas por las fuertes hemorragias que provoca el tumor, mientras que estas muertes, sin atención médica, no son registradas con precisión en el diagnóstico ni son notificadas en las estadísticas sanitarias. Por lo que el cáncer de cuello de útero es una enfermedad escondida, olvidada y postergada.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.