las12

Viernes, 30 de abril de 2010

DIEZ PREGUNTAS > A ANDRES TIJMAN

El trabajo del azar

Tenés una editorial de ajedrez y ahora una de poker. ¿Qué lugar ocupa el juego en tu vida?

—En el ajedrez y en el poker hay infinidad de situaciones que parecen sacadas de la cotidianidad, de la vida misma. Tanto en una actividad como en la otra hay que tomar decisiones continuamente. Del acierto o no de esas decisiones va a ser el éxito como jugador. Mi formación en temas relativos a la economía y a la empresa encajan a la perfección en estos juegos.

¿En qué se parecen según vos el poker y las cosas de la vida?

—En poker, hay normalmente varias rondas de apuestas y la decisión de “apostar”, de “foldear” (no apostar) o de subir la apuesta se toma cada vez en un marco completamente diferente. Cada carta que aparece en la mesa (las cartas comunitarias según la variedad de poker), establece una situación diferente respecto de cada jugador. El que estaba “por delante” puede perder sus opciones por la aparición de una carta inconveniente, y la vida es así. La toma de decisiones continua, la adaptación a una nueva situación, la asunción de que nuestras posibilidades se han esfumado (o todo lo contrario, por supuesto) tienen un correlato con el día a día que por momentos puede asustarnos.

A cartas iguales, está la imagen de la mujer jugando a la canasta y el hombre al poker. ¿Sabés de dónde viene esto?

—No lo sé y tampoco creo que eso sea estrictamente así. Hemos visto demasiadas películas de hampones. Ambos juegos son hiperracionales, y hay hombres y hay mujeres que juegan muy bien y muy mal a ambos juegos.

¿Existe alguna mujer destacada en el mundo del poker?

—Actualmente hay una campeona en España que está arrasando. Las WSOP de 2008 las gano Leo Marget, y se llevó a casa aproximadamente 385.000 dólares. Se ha convertido en una celebridad y seguramente tendrá muchas seguidoras.

Ha cambiado el poker desde que se ha convertido en entretenimiento de Internet.

—Es posible que hoy le deba su popularidad a Internet. Seguramente sí estaríamos hablando de oscuras salas, clandestinas y viciosas si no fuera por Internet. No hay que ir a una cueva armado con revólveres y guardaespaldas para acceder. Sólo unos clicks en la computadora. La red no permite ver al rival, hace el juego más racional. No hay ojos a los que mirar. No hay gestos. La parte humana que no se pierde es la forma de jugar: hay jugadores agresivos, los hay conservadores, los hay sueltos y osados.

¿Cuánto dinero mueve el poker por Internet?

—No sé cuánto dinero se mueve, pero un sábado por la noche puedes encontrar 500.000 jugadores en pokerstars.com, la plataforma más popular y famosa. Es incalculable el dinero en juego. La gran ventaja es que siempre hay gente dispuesta a jugar en algún lugar del planeta, con el mismo lenguaje de las cartas, y esto lo hace escandalosamente potente.

¿Se puede relacionar el poker con algo que no sea lo clandestino y el vicio?

–La noche, lo oscuro, lo clandestino efectivamente se relaciona por lo menos con el poker, es verdad. Aunque realmente esto está muy lejos de la realidad. Hoy, mucha gente vive del juego, se lo toma como un trabajo. Es decir, enciende su computadora por la mañana y se pone a jugar para mantener unos niveles de rendimiento. Cumple un horario. Una vez determinado el ritmo y la cantidad de dinero que se pone en juego, comienza la sesión. Al final de la jornada se hace balance de los resultados. Entonces, se debería asociar con la disciplina.

¿Cuál es la relación entre disciplina y el juego de naipes?

—No me refiero a disciplina relacionada a cuántas horas diarias voy a estar sentado enfrente de la computadora, sino la disciplina referida a qué mano jugar y cuáles no, en qué medida se respetan los criterios generalmente aceptados, es decir el de los jugadores experimentados, cómo no sucumbir a las tentaciones o a la curiosidad.

¿Por qué aprender de un libro? ¿No es mejor aprender jugando?

—No son alternativas excluyentes. Es más, debe uno leer y jugar al mismo tiempo. Posiblemente, la opción de sólo aprender jugando cueste mucho más dinero. Se cometerán muchos más errores perfectamente evitables. Es verdad que no sirve jugar por el honor, o por quedarse con todas las fichas de rival, que si no está el dinero de por medio es sólo plástico. Es aconsejable familiarizarse con el juego primero, sin arriesgar dinero, y una vez que esto ocurre, hay que jugar por dinero, que es la única forma de hacerlo. Un buen libro de poker le permitirá al jugador/a administrar un sinfín de variables que fundamentalmente le darán placer y goce de acercarse a este juego, y evitar la angustia de tener que realizar inversiones sin límites visibles para empezar a ganar.

¿Qué tipo de enseñanzas se pueden encontrar en los libros de tu colección?

–Fundamentalmente no ser pasto de las fieras. Los jugadores avezados están buscando novatos para engrosar sus arcas con poco esfuerzo. El azar puede existir en una mano, en dos o en tres, pero luego, el que sabe jugar es el que gana. Esto es inapelable. Las información sobre en qué mesa jugar es imprescindible. El jugador en formación no debe jugar en cualquier mesa, debe sopesar muy cautelosamente quienes van a ser sus rivales, y lo debe hacer de manera meticulosa. Si no lo hace, no tendrá opciones.

Andrés Tijman, economista, ajedrecista y director de la editorial española La Casa del Ajedrez que lleva más de 70 títulos publicados, acaba de fundar la Editorial Alea, dedicada especialmente a los libros de poker. Presenta en la Argentina sus dos primeros títulos: Guía fácil del LimitHold’em y Secretos de los Sit&gos, a los que se suman el mes que viene Secretos del Hold’em sin límite y Mejore su nivel de potlimit Omaha.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared